Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La calidad del café colombiano se da desde el cultivo, se define en el beneficio y se refleja en la taza pero se puede afectar en cualquiera de los procesos por los que pasa. De acuerdo a la investigación de Cenicafé, la broca se puede controlar implementando el manejo integrado, el cual consiste en la implementación de una serie de actividades durante las diferentes etapas del cultivo y beneficio.

El uso de insecticidas hace parte del manejo integrado de la broca, el cual si se usa de manera correcta genera buenos beneficios, pero si no se maneja bien, puede ocasionar muchos problemas, entre ellos los residuos de agroquímicos que pueden quedar en el café si no se respeta el período de carencia.

El período de carencia es el tiempo que debe pasar entre la última aplicación del plaguicida y la recolección del café para que no queden trazas o residuos en el grano. Para usar un insecticida con el objetivo de controlar de la broca se debe aplicar en el momento oportuno y tener en cuenta los siguientes criterios:

- Que los frutos sean mayores a 120 días
- Que el porcentaje de infestación en campo sea superior al 2%
- Que más del 50% de la broca esté entrando al fruto

Los insecticidas para el manejo de la broca requieren entre siete y 30 días de período de carencia. Para el caso del Clorpirifos y los organofosforados, el período de carencia es de 30 días, es decir, si se aplica se debe esperar mínimo 30 días para poder recolectar café.

En varias zonas del país el período crítico de ataque de broca coincide con la época de recolección de café y cuando la broca sale a volar, prefiere atacar primero los frutos maduros, sobremaduros y pintones, al ver esto es cuando algunas personas toman la decisión equivocada de aplicar un insecticida.

Durante la recolección del café se tiene que evitar, a toda costa, la aplicación de pesticidas ya que no se tendrá el tiempo suficiente para cumplir el período de carencia, mejor dicho, estas dos actividades no pueden ocurrir de manera simultánea. Cenicafé encontró que si no se respeta el período de carencia es posible que queden residuos del pesticida, poniendo en riesgo la calidad y el buen nombre del café de Colombia.

Para evitar esta situación es necesario hacer “el repase” el cual consiste en recolectar los frutos de café secos, sobre maduros y maduros de los árboles y de ser necesario del suelo, una vez haya finalizado la recolección de café y se debe hacer dos a tres semanas después de realizado el último pase de cosecha.

Esta práctica cultural es fundamental para cortar el ciclo reproductivo de la broca del café debido a que se eliminan los frutos donde puede sobrevivir el insecto, continuar su reproducción y dispersarse por al menos cinco meses más. El repase logra reducir los niveles de infestación de broca hasta en un 73,6%, logrando mantener las poblaciones de la plaga por debajo del nivel de daño económico en la siguiente cosecha. El repase protege los frutos de la cosecha que está en formación.

Un insecticida utilizado de manera correcta, respetando el período de carencia, aplicándolo dentro de la estrategia de manejo integrado y teniendo las precauciones de las buenas prácticas agrícolas, puede contribuir a producir café de calidad sin problemas de contaminación, si se usa bien. Para concluir Cenicafé encontró que si se cumple con en período de carencia, no quedan residuos de pesticidas.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.