Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

En la búsqueda de la rentabilidad de las familias caficultoras, la Federación Nacional de Cafeteros, a través de las Cooperativas de caficultores del país, pone a disposición la venta de Café a Futuro, una herramienta comercial que permite gestionar efectivamente el precio de venta del café. Se trata de una venta anticipada, un negocio que se hace hoy, con las condiciones de mercado de hoy, para entrega más adelante. Es un compromiso entre comprador y vendedor donde queda totalmente definido el precio, la cantidad y el momento de entrega. Se pueden negociar futuros desde 200 kg de café pergamino seco en adelante; por lo que cualquier caficultor que tenga al menos este volumen, puede acceder a esta herramienta sin ningún costo.

Los caficultores colombianos están expuestos principalmente a dos tipos de riesgo de mercado desde la perspectiva del precio interno: el contrato de futuros de café en la Bolsa de Nueva York y la tasa de cambio peso - dólar, estas son las dos principales variables que determinan el precio.

Las ventas de café a futuro son importantes para los caficultores, porque les permiten asegurar el precio de venta de su café, garantizando una rentabilidad, vuelven cierto algo que normalmente es incierto y les permite concentrarse en las labores de la finca para producir más y mejor café. Para las cooperativas de caficultores, son una forma de apoyar a los caficultores en la búsqueda de mejor rentabilidad y también planear mejor el flujo de su operación teniendo mejor información del volumen que van a poder comercializar.

Para hacer negociaciones de futuros es necesario: Conocer el costo de producción propio, porque este valor permite calcular cuánto puede o espera ganar. El costo de producción es algo individual y diferente para cada productor, pues depende de las características particulares de su empresa cafetera.

Definir cuánto café puedo comprometerme a entregar. Se pueden hacer futuros máximo por la mitad del estimado de producción, porque hay variables de clima y otras situaciones que no podemos prever. Este 50% no tiene que comprometerse en una sola operación, se recomienda hacer varios contratos de ventas a futuro.

Para usar esta herramienta se debe cumplir los siguientes pasos: El productor escoge el mes de entrega del café de acuerdo a su ciclo de cosecha y define el precio futuro al que quiere vender; si las condiciones de mercado alcanzan el precio definido, la cooperativa confirma al caficultor la negociación donde se acuerdan mes de entrega, volumen, condiciones de calidad y precio; estas condiciones se confirman por escrito a través de un documento entregado por la cooperativa al caficultor y se convierten en las reglas de cumplimiento entre ambas partes; el pago final del café será el inicialmente acordado en la negociación, el cual se hará efectivo en el mes de entrega física del café escogido por el caficultor.

La confianza y el cumplimiento oportuno de los compromisos son la única forma de mantener esta herramienta vigente. El caficultor entrega la cantidad de café al precio pactado inicialmente y la cooperativa recibe el café y paga el precio acordado. El cumplimiento de ambas partes es fundamental.

Con esta valiosa herramienta de comercialización, el productor da estabilidad a su negocio ante precios volátiles y no pierde, pues fija el precio con base en sus costos de producción para obtener una ganancia.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.