Intera es una compañía que desde hace diez años recicla para reducir el uso ilegal de plástico y mejorar el aprovechamiento de residuos, como destacó el CEO de la compañía, Andrés Paz.

¿Cómo comenzó la idea?

Empezamos hace diez años. Teníamos que buscar una fuente de materias primas teniendo en cuenta la formalización sobre el reciclaje de plástico. Buscamos en la calle el posconsumo, grupos de reciclaje para la cadena que queríamos.

¿Cómo avanzaron?

No había una formalización, conseguir reciclaje en esa época no era fácil, había mucha informalidad, no era ordenado y es lo que se necesitaba para procesar los materiales. Luego de varios meses nos dimos cuenta que teníamos que capacitar y entender el medio.

¿Cuál es el proceso?

Luego de eso pudimos abastecernos de los materiales. Buscamos grupos de reciclaje, gente que hiciera el proceso con nosotros, para procesar y clasificar las materias primas. Los plásticos son distintos, no se puede mezclar un polietileno con un PVC, es muy distinto.

¿Cuáles son los avances?

Hoy tenemos una base de reciclaje y la planta de producción importada desde Taiwan, logramos importar equipos que permiten transformar tres toneladas diarias de materiales, al mes procesamos entre 90 y 100 toneladas en producto terminado.

¿Dónde se recicla?

Hoy tenemos dos grandes centros de acopio, uno en Suba y el otro en Fontibón, son los que hemos formalizado y hoy en día son empresas de recolección de materias primas.

¿Quién recicla?

Buscamos clientes que puedan comprar ese material y tenemos cerca de 200 recicladores que llevan las materias primas a los acopios, ellos saben cuáles materias sirven y cómo se deben recopilar, para tener más materia que sirva para procesos industriales. Es parte del éxito de la cadena de valor.

¿Cuáles son los productos?

Tenemos mercados puntuales, pero queremos crecer a otros sectores. El sector agropecuario es importante, hay una línea de soluciones de cerramiento. También el mercado de infraestructura, de las 4G, buscamos suplir madera que es la tala ilegal, para suplir las necesidades de infraestructura en el campo.

¿Qué receptividad hay?

Hay que ser competitivos con el proceso, tener buena calidad en el producto y buen servicio. La gente hoy en día cambia el chip. Talar un árbol para hacer postes, no es rentable a diferencia de un producto de vida útil de 20 años.

¿Compiten con la tala ilegal?

Sí, se ofrece un producto con condiciones mejores, con mayor beneficio visible, económicamente hablando es la forma de entrar en el sector. Hay ahorros en transporte, en costos de instalación, porque el plástico es más fácil de manejar.

¿Qué productos hacen?

Una línea de señalamiento, para las vías, y otro es poder aplicar materiales de plástico en espacios de la madera, hacemos pisos, revestimientos para paredes, hacemos aulas escolares temporales, ofrecemos campamentos, bancas, juegos infantiles, entre otros.