Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Bogotá_Las nuevas exigencias de los mercados internacionales están orientadas a fabricar productos con materias que cumplan con criterios de sostenibilidad.

Teniendo en cuenta que en Colombia se producen más de un millón de toneladas de aceite de palma al año, es importante el desarrollo de iniciativas que fomenten buenas prácticas ambientales y sociales para que el aceite de palma colombiano sea reconocido a nivel mundial como sostenible.

La adopción de estándares internacionales como la Rspo (Mesa Redonda de Aceite de Palma Sostenible) es hoy en día un mecanismo para demostrar criterios de sostenibilidad en los productos derivados del aceite de palma. Sin embargo, los pequeños y medianos productores se enfrentan a grandes retos en la adopción de estos principios y criterios. 

El mayor desafío es la inclusión de pequeños productores en la adopción de prácticas de sostenibilidad. Esto se debe en primera instancia, a los altos costos de inversión, que son relevantes tanto para los pequeños como para las grandes plantaciones. En segundo lugar, los beneficios de la certificación son parcialmente indirectos, pues la recompensa de la implementación de buenas prácticas agrícolas toma su tiempo en materializarse. Otros temas incluyen la dificultad en configurar un sistema de control interno, el acceso limitado a títulos de propiedad de la tierra, y la obligación para analizar y respetar propiedades con un alto valor de conservación, requerimientos importantes dentro del estándar Rspo. 

A través de modelos innovadores de cooperación, Solidaridad se ha puesto en la tarea de superar estos retos para impulsar la inclusión de los pequeños productores en las cadenas mundiales de suministro de aceite de palma.

 Hacemos esto apoyando la configuración de proyectos de campo cuyo objetivo es introducir buenas prácticas. Involucramos a los pequeños productores, plantas extractoras, fabricantes de productos finales y otros agentes del mercado, como por ejemplo comercializadoras internacionales. De esta manera, creamos alianzas público privadas para construir cadenas inclusivas de suministro de aceite de palma sostenible.

Solidaridad es una organización internacional con más de 45 años de experiencia que promueve el desarrollo sostenible en más de 10 cadenas de suministro como la palma de aceite, café, ganadería, minería, banano y producción textil, entre otras. En Colombia, un ejemplo exitoso ha sido el desarrollo del programa de apoyo al productor FSP (Farmer Support Programme) desde el año 2012, teniendo como objetivo que 5 empresas productoras de aceite de palma .

Manuelita Aceites y Energía, Aceites S.A., Palmaceite S.A., Hacienda la Cabaña e Indupalma- implementen la norma Rspo y así se certifiquen como empresas responsables con el medio ambiente y la sociedad. 

Este programa cuenta con la participación del ministerio de Asuntos Exteriores de Holanda, Agrobiz, Fedepalma, Johnson & Johnson y la Rspo. Está orientado para que se implemente el estándar en un área total de 39.000 hectáreas (17% del área sembrada en el país) y como consecuencia impactar de manera positiva a la calidad de vida de más de 500 pequeños productores y aproximadamente 7.000 trabajadores.

Además, en 2014 con el auspicio de la Embajada de Holanda en Colombia y el apoyo del ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, la agroindustria de la palma de aceite fue vinculada a la plataforma Comercio Sostenible: una iniciativa que tiene como objetivo promover el desarrollo de productos sostenibles en Colombia y reducir la brecha existente entre su oferta y demanda a nivel mundial. 

Para nuestros aliados, la certificación proporciona valor agregado a sus organizaciones y es de crucial importancia articular el estándar Rspo como diferenciador para competir y posicionar al sector en el mercado internacional. Por esta razón, estas empresas voluntariamente se comprometieron con el fin de lograr que 200.000 toneladas de aceite de palma sean sostenibles y reconocidas como tal; y que 15.000 hectáreas de pequeños productores apliquen buenas prácticas agrícolas. 

A la fecha hemos logrado que 10.227 hectáreas y 39.900 toneladas de aceite de palma estén certificadas bajo los principios y criterios de la Rspo, gracias a los resultados de Indupalma, segunda empresa certificada en el país. Al finalizar el año 2015, esperamos que 142.000 toneladas adicionales sean certificadas, y que 7.600 hectáreas de pequeños agricultores apliquen prácticas sostenibles. 

Este trabajo realizado en conjunto con nuestros aliados, también ha demostrado que las prácticas que encamninan al desarrollo sostenible no son un mero gasto. La sostenibilidad es una inversión y un gana-gana en donde todos los actores de la cadena de valor se ven beneficiados; no solo por la protección al medio ambiente y las mejoras en la calidad de vida de los productores y trabajadores, sino también por la productividad que la palmicultura colombiana puede llegar a alcanzar. 

Para contactar al autor de esta nota:
María Goretti Esquivel
Gerente del programa Sector Palma de Aceite, Solidaridad

Editor de esta nota:
Maria Alejandra Solano
msolano@larepublica.com.co
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.