Los principales centros de producción de estas hormigas están en San Gil y Barichara, Santander. Pero su comercio se extiende a Bucaramanga y Bogotá, donde se venden en paquetes durante la estación por un valor de entre $8.000 y $12.000 por libra. A su vez, este producto también se exporta, principalmente a Canadá, Gran Bretaña y Japón.

Jorge Raúl Díaz, propietario de la granja Color de Hormiga, expresó que estas hojas son utilizadas como sustrato para el cultivo de un hongo, del cual se alimenta toda la colonia. Esto debido a una simbiosis existente entre la hormiga y el hongo desde hace millones de años, donde el uno no puede subsistir sin el otro; el hongo es alimentado por la hormiga, que a su vez se alimenta de este.

Madures de la hormiga
Según Díaz, cuando una colonia de hormigas llega a su madurez, que es partir del cuarto o quinto año de vida, la reina pone una camada de huevos alrededor del mes de diciembre o enero, que serán sus princesas y príncipes, los cuales estarán sexualmente maduros para la temporada de lluvias del segundo trimestre del año, que es cuando se da el desove o vuelo nupcial, generalmente precedido de dos o más noches de lluvia.

El experto comentó que para que haya salida de princesas y príncipes, el sol debe estar muy intenso y fuerte desde tempranas horas de la mañana, pues estos insectos deben calentar sus alas al sol antes de emprender su vuelo.
Como este ciclo natural está estrechamente ligado a condiciones del medio ambiente específicas, Díaz comenta que ‘no podemos hablar de producciones, en términos de cultivo, ya que estas condiciones son imposibles de alterar’.

En 2011 y 2012, debido a la atipicidad en el comportamiento de las lluvias, las salidas o vuelos nupciales para la zona han sido sólo dos al año, cuando lo normal es que sean más o menos 10 salidas durante la temporada, haciendo que el precio de la libra de hormigas se incrementará considerablemente.

Cientos de metros sobre el nivel del piso se lleva a cabo el múltiple apareamiento, donde una princesa es capaz de aparearse hasta con siete príncipes de otras colonias, quedando los príncipes sin vida luego del apareamiento, dado que la hembra almacena la cápsula de esperma de cada príncipe y las dosificará e intercambiará durante el resto de su existencia, la cual está documentada hasta en 20 años.

Producción
Una colonia de hormigas puede llegar a producir hasta 15 libras de princesas al año, y cada una pesa 0,70 gramos.

‘El alto peligro para las princesas se da por la gran cantidad de depredadores, incluyendo a las personas, por eso su apuesta por multiplicar la especie que debe ser alta’, añadió Díaz. Sólo unas pocas hormigas princesas, convertidas en reinas, puedan fundar su propia colonia, como proceso natural en la especie.

Otras amenazas de estos animales son las moscas parásitas. Además, cuando salen al vuelo nupcial, las reinas y machos son depredados por aves y murciélagos. También los nidos son afectados por otros animales o por los efectos de las inundaciones en las zonas de colonias.

Espacio de convivencia con esta especie
Existe en Barichara la granja de convivencia con hormigas, donde hay más de 40 colonias activas de Atta Laeviagata, para el disfrute y goce de los visitantes. En época de vuelo nupcial, se invita a los huéspedes y visitantes ‘a coger hormigas’.

De esta manera, se comparte y se enseña la práctica de cosechar culonas del hormiguero, y posteriormente su consumo. Entre tanto, entre los distintos hormigueros existen unos senderos ecológicos a través de los cuales se puede tener un mayor acercamiento a la flora y fauna de esta zona de Barichara. A su vez, el avistamiento de aves es también una de las opciones, dado que son los mayores depredadores de esta especie de hormiga, los cuales en la zona abundan, por su clima y naturalidad.