Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Alrededor de esta práctica existen diversos mitos como el que las soluciones solo ingresan a la hoja por los estomas, que las plantas únicamente absorben sustancias por la raíz y no por los órganos aéreos, que algunos nutrientes minerales y otras sustancias aplicados vía foliar son molecularmente muy grandes para ser absorbidos y que este sistema de fertilización es solo un maquillaje pasajero para el cultivo. La absorción de nutrientes en solución no se da propiamente por estomas o solo la cutícula de la hoja, debido a que esta última es totalmente hidrofóbica, por estar formada en su mayoría de ceras, por lo tanto este viaje de las sustancias a través de las hojas se hace gracias a los poros que están disgregados a los largo y ancho de la cutícula (haz y envés), así como los que están en la parte basal o alrededor de los estomas, dichos canales que son hidrofílicos pero de un tamaño muy pequeño y son los encargados de permitir que los elementos que apliquemos en solución lleguen a los sitios de acción y nutran la planta.
Los poros son altamente permeables y absorben todo tipo de solución desde urea disuelta en agua, azucares, aminoácidos o preferiblemente fertilizantes formulados quelatados en forma orgánica o sintética determinado la acomplejación su mayor o menor absorción y por ende su eficiencia.
A través de la fertilización foliar podemos brindar a la planta nutrientes que no puedan ser tomados por la misma debido a problemas de disponibilidad en el suelo, épocas de inundación o verano, falta de actividad radical por compactación o ataque de plagas y enfermedades o simplemente deficiencias presentadas por desbalances nutricionales, por lo tanto esta práctica es la mejor forma de hacer que la planta absorba, movilice y removilice nutrientes inmóviles o carentes permitiendo corregir deficiencias nutricionales puntuales, aumentando así la calidad de los frutos en cuanto a su textura, color y sabor.
Lo importante a tener en cuenta cuando se aplican nutrientes en solución foliarmente, es contar con un fertilizante formulado de excelente calidad, preferiblemente de quelatación orgánica y con un muy buen balance de nutrientes o elemento específico que este en carencia, para que la formulación tenga la capacidad de hidratar la cutícula, ingresar al sistema y nutrir la planta de forma eficiente.
Es por esto que Colinagro cuenta con los fertilizantes Nutrifoliar y Tottal, fertilizantes foliares altamente concentrados, con balances de nutrientes estabilizados, acomplejados con lignosulfonatos sustancias orgánicas que permiten hidratar la cutícula de la hoja y nutre las plantas en forma eficiente.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.