Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Una investigación de la Universidad Nacional determinó que las bacterias ayudan a disminuir el problema de contaminación por cromo en una planta de tratamiento de aguas residuales (Ptar) de Antioquia.

El encargado del hallazgo fue el ingeniero agronómico Juan Alberto Vélez Zuluaga, candidato a doctora en Ecología y autor del estudio, quien explicó que la investigación surgió después de una alerta que circuló en algunos medios de comunicación en la que se decía que en la planta de tratamiento había presencia de metales pesados.

“Investigamos lo que estaba pasando, y vimos que de los 10 metales pesados que reglamenta la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA), cinco ni siquiera aparecían en los límites de detección de los equipos. Otros cuatro estaban dentro del rango que permite la regulación, y solo uno, el cromo, aparecía con niveles altos en algunos meses del año, por lo que propusimos evaluar qué estaba pasando”, explicó.

En su forma hexavalente (Cr6+), el cromo causa daños en órganos y tejidos y puede llegar a ser mutagénico, teratogénico y carcinogénico, de ahí la preocupación por encontrar soluciones efectivas.

En la búsqueda, el equipo investigador encontró que el metal provenía de una curtiembre que usaba sales cromadas para darle color a los cueros en su fábrica de Itagüí.

“Observamos que el cromo discurría por unos canales desde hace muchos años y pensé: si encuentro algún organismo que sea capaz de vivir ahí, es posible entonces que haya microorganismos que usen el cromo para sus procesos y que puedan reducirlo a formas menos tóxicas”, agregó.

Los primeros barridos arrojaron que había más de 32 esporulados bacteriales, que luego fueron aislados, estudiados y algunos purificados en el laboratorio. En el estudio se lograron perfilar 13 microorganismos (6 bacterias y 6 hongos) que tienen la capacidad de tomar el cromo tóxico (Cr+6) y convertirlo en cromo trivalente (Cr+3), un elemento vital.

“La diferencia entre la vida y la muerte son tres electrones. El cromo hexavalente es dañino y está muy disperso en el ambiente: se mueve de un cuerpo de agua a otro, se fija en el suelo, etc., y cuando pierde tres electrones (Cr+3) se hace más estable y se convierte en un elemento vital. Tres de esas bacterias hacen muy bien ese trabajo”, agregó el investigador.

Otro de los hallazgos fue la aparente simplicidad del proceso de biorremediación en la masa de biosólidos que, contrario a lo que pensaba Vélez, ocurre en cuestión de horas.

Por último, este destacó que el método es seguro, "pues los microorganismos no afectan la salud humana”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.