Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colombia es un país tradicionalmente agrícola, por eso es importante conocer las estaciones lluviosas y la cantidad de precipitación con fines de precisar su magnitud y relacionarlas con la agricultura bajo condiciones de cultivos de secano. El Boletín Agroclimático del Ideam determinó que se prevé desde abril, se presenten volúmenes de precipitación por encima de lo normal en la franja norte y central de las regiones Andina y Pacífica, piedemonte llanero de Meta y Sierra de la Macarena en la Orinoquía.

“Volúmenes de lluvia cercanos a los valores normales se esperan al oriente del país, centro y sur de la región Andina, sur de la región Caribe y península de La Guajira; finalmente, precipitaciones por debajo de lo normal al norte y oriente de la región Caribe y litoral sur de la región Pacífica”, dice el informe.

Para el trimestre abril-mayo- junio se espera un comportamiento de lluvias muy cercano a lo normal en gran parte del país, excepto en áreas de la península de La Guajira, sectores de Córdoba y centro de la Orinoquía donde se prevén volúmenes por debajo de lo normal.

Este informe es ratificado por Ómar Franco, director del Ideam, pues en la región Caribe “estimamos lluvias normales para la región. Las precipitaciones se evidenciarán en mayo con un pico especial en el mes de junio”.
“En el resto del país estamos atravesando el periodo de lluvias con el pico más alto en la región Andina. Hemos tenido precipitaciones importantes en Boyacá, Santander, en el sur asociado en la ciudad de Cali y obviamente por ello tenemos alerta roja sobre ríos que vienen del Eje Cafetero”, señaló Franco.

César Baquero, investigador máster del Centro de Investigación Caribia de Corpoica, afirmó que la cantidad de lluvia y su distribución en una región puede permitir que haya unos muy buenos rendimientos de los cultivos o afectarlos. “Por eso es que uno de los factores que más afecta la productividad es cuando se presenta un déficit de lluvias, principalmente en algunas de las fases fenológicas de mayor demanda de agua del cultivo”, indicó.

Como en Colombia no existen las conocidas cuatro estaciones y por lo general hay dos , una seca y otra lluviosa, la diferencia es la disponibilidad de agua y la temperatura, que tienden a ser relativamente constantes o con muy pocas fluctuaciones a lo largo del año, por lo que la situación se agrava si se tiene en cuenta que en gran parte del país no se dispone de riego.

“Las lluvias son las que permiten que haya una agricultura de secano y el estudio de ellas es lo que permite definir el tipo de cultivo que se sembrará, sus fechas y las de cosecha, así como el resto de las labores agrícolas. Con la variabilidad climática que se ha presentando en los últimos años, las lluvias tienden a ser erráticas, entonces los cultivos que se siembran cuando hay años con normalidad, las cosechas tienden a ser buenas y pueden ser malas cuando se presentan bajas precipitaciones. También se pueden perder las cosechas cuando se presentan años muy lluviosos”, puntualizó el académico del centro de investigación.

La región Caribe mantuvo condición semiseca y seca
De acuerdo con las estimaciones del Boletín Agroclimático del Ideam, que se elabora en conjunto con diferentes entidades del sector, durante la tercera década del mes de marzo, el índice de disponibilidad hídrica mostró una condición entre semihúmeda y húmeda en gran parte del territorio nacional; mientras que en la región Caribe predominó la condición semiseca y muy seca.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.