Agro

El plan de finca, entre las claves para el manejo adecuado de una hacienda ganadera

Se debe contar con un organigrama, cronograma, registros reproductivos, productivos, de praderas, plan sanitario y preventivo
Por:
Nicolle Altamar Pérez
06 de junio de 2023
Ganado Romosinuano - Agrosavia
Ganado Romosinuano - Agrosavia

El éxito de un ganadero radica en la óptima gestión administrativa de su finca. Para ello, es importante que los productores consideren su región como una empresa, ya que se necesitan ciertos parámetros para obtener resultados económicos positivos a la hora de tener un negocio de este talante, con una buena organización y un riguroso plan de finca.

AN realizó un sondeo para establecer cuáles son los factores indispensables que deben seguir para asegurar el éxito en una hacienda ganadera.

El primer paso es el establecimiento de un sistema productivo, ya sea de leche, carne o doble propósito. Con base en esto se debe realizar un organigrama de trabajo empresarial, según comentó Ricardo José Henríquez Crespo, médico veterinario, zootecnista y magíster en ciencias veterinarias del trópico de Agrosavia.

Tenemos que identificar al líder, el cual será el encargado de manejar el sistema productivo. Este debe contar con muchas habilidades, entre esas como administrador, ya que cumplirá funciones como manejo de personal, de escritura y toma de información, que son importantes para determinar las condiciones productivas de la finca ganadera”, explicó.

Se debe contar con un equipo de trabajo idóneo, que tenga claro cuáles son sus labores, como el ordeño, arreglo de cercas, control de praderas como malezas localizadas, resiembra de pasturas y manejo de todo lo que tiene que ver con la infraestructura de la finca.

En el organigrama de trabajo empresarial también debe tener un plan de trabajo y este consiste en gestionar y monitorear las actividades diarias. “Se debe hacer un cronograma de las actividades prioritarias que se realizan en una finca, por ejemplo, cada cuánto se lavan los corrales, cómo hacer los monitoreos de ectoparásitos, revisiones periódicas de los lotes y cercas para tener un plan de trabajo específico del día a día en el sistema de gestión ganadera”, comentó.

El segundo paso es el manejo de la finca, que tiene tres ejes importantes: el manejo de registro productivo y reproductivo, de praderas y plan sanitario y preventivo.

En el reproductivo se conoce la monta de los animales para disponer el tiempo que recurre entre el día de la monta y el posible parto, o para saber si el animal repite celos. Este incluye registro de parto para que los productores tengan una idea de cuánto es el intervalo entre partos, además de saber cuáles son los días abiertos que equivalen a los días que se demoró la vaca desde el parto hasta la monta.

En esos datos reproductivos necesitamos conocer el peso del ternero al nacimiento, al destete y el peso del animal para saber cuándo es la etapa óptima del estado fisiológico, es decir, cuando debemos decidir cuáles son las hembras que entran a ese plan reproductivo y cuando cumplen el peso óptimo necesario. Todo debe estar documentado en los registros para saber si el ganado es reproductivamente eficiente”, explicó el experto.

El registro productivo debe llevar constancia del ordeño, peso de los animales de ceba, engorde, o levante de terneros.Dentro del manejo reproductivo y control productivo es importante conocer cuál es el sistema que se utiliza, ya que, si es de leche, se debe saber cuál es la producción de las hembras para estandarizar una media productiva en los picos de lactancia para que estén dentro de un rango que supere la media de cada región, para saber si cubre los gastos productivos, es decir, que el animal tenga la capacidad de producir para mantenerse a sí mismo, a su cría y generar ganancias. ”, agregó.

En el registro sanitario se debe anotar la aplicación de vacunas, planes sanitarios basados en la epidemiología de cada región y el control integrado de parásitos. En el manejo de praderas registrar la capacidad de carga real del predio que se mide en unidad gran ganado por hectáreas, que está basada en 450 kilos de peso vivo animal bovino, con el fin de tener un consumo óptimo con calidad nutricional para los animales.

Este registro permite lograr tener la disponibilidad de forraje verde para la alimentación diaria bobina, esto se obtiene a través de una práctica que se llama aforo de praderas, que se necesita realizar a los predios, para determinar la carga animal ideal.

En ese manejo de praderas está la rotación, en la cual garantizamos que los pastos de acuerdo a la especie y las condiciones edafoclimáticas tengan su periodo de recuperación fisiológico adecuado después de cada consumo bovino”, concluyó

Beneficios LR Más

CONOZCA LOS BENEFICIOS EXCLUSIVOS PARA PARA NUESTROS SUSCRIPTORES
SUSCRIBIRSE

MÁS CONTENIDO DE Finca