Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Dos granjas avícolas en el departamento del Atlántico, recibieron certificaciones como bioseguras por parte del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA).

Según la certificación, las granjas de material genético aviar Santana y Caluce, ubicadas en Luruaco y Puerto Colombia ofrecen productos de calidad, inocuos, competitivos y confiables para los consumidores.

Con ellas, el ICA da constancia de que las granjas cumplen con los requisitos de bioseguridad exigidos en la Resolución 3650, es decir que en el desarrollo de las actividades avícolas se mantienen las medidas de bioseguridad en materia de infraestructura, procedimientos operativos estandarizados y cuya capacidad instalada permite alojar un número igual o superior a 200 aves.
De acuerdo con Luis Humberto Martínez Lacouture, gerente general del ICA, “el cumplimiento de estos requisitos garantiza la calidad sanitaria y genética de las aves para el consumo humano, ya que los huevos pasan por una serie de controles lo que permite tener en las incubadoras productos sanos y libres de contaminantes”.

Entre tanto, Eduardo Castro, gerente del área reproductora, incubación y nutricionista de la compañía Acondesa S.A., propietaria de Santana y Caluce, señaló que, “las granjas cuentan con galpones climatizados, fuentes de agua y de energía eléctrica necesarias para el desarrollo de la actividad tecnificada”.

De igual forma, estas granjas avícolas cumplen con los protocolos para el ingreso de personas y objetos, se tratan las aguas, limpieza y desinfección de las instalaciones, manejo de la gallinaza, control de plagas, tratamiento y disposición de la mortalidad, programas de vacunación, entre otras.

El proceso de certificación de Santana y Caluce duró cerca de un año, mientras cumplían con los requisitos de la Resolución 3650.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.