Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Los caballos han marcado la pauta en Colombia. Es habitual que en los pueblos el plan más apetecido sea montar a caballo o ir a disfrutar de una muestra equina, en donde confluyen las distintas técnicas adaptadas a esta especie.

La chalanería es concebida, por los distintos actores del gremio equino, como el arte de montar y disfrutar el caballo criollo de paso. Es un deporte avalado por Coldeportes y consta de cuatro pasos: el primero es el paso fino, en el que el caballo tiene una marcha lateral en cuatro tiempos isocrónicos, es decir una mano delantera pero también con una pata trasera del mismo lado.

El segundo es la trocha, el cual se caracteriza porque es ejecutado en diagonales, una mano delantera con una pata trasera contraria a la de la mano y también es en cuatro tiempos.

El tercer paso es el trote, en donde el caballo realiza los pasos en diagonales en dos tiempos. El cuarto paso es el galope, ahí el equino debe andar en diagonal, primero con las manos y después las patas y es en tres tiempos.

El jinete o la amazona deben entablar una relación estrecha con el animal, lo que les permite tener dominio a la hora de montar y así lograr que la conducción sea óptima.

Aprender a montar los caballos requiere de entrenamiento constante y de la disciplina de los jinetes o amazonas, los cuales deben estar atentos a varios factores: mantener una posición corporal correcta en el caballo, en donde prevalezca la elegancia y el dominio del equino; conocer el comportamiento del ejemplar, formando un binomio con él; saber cómo darle órdenes y que el equino las acate.

LOS CONTRASTES

  • Jorge RestrepoVicepresidente de Confepaso

    “La chalanería es orgullo, belleza, nobleza y tradición, volver a nuestra esencia, nuestros ancestros tuvieron que ver con él. Es competencia, a nivel internacional nos destacamos”.

Es importante que, además de entablar una buena relación y ser un binomio, los jinetes tengan buen pulso y oído, firmeza en las piernas y ser suave con sus manos.

Jorge Restrepo, vicepresidente de Confepaso, afirma que la chalanería es una práctica muy importante para los colombianos, este deporte suele ser inculcado desde la primera infancia y “en los niños está el futuro del deporte del caballo criollo colombiano de paso. Con la chalanería estamos asegurando que tengamos aficionados de nuestro caballo y de esta forma podemos ampliar el mercado de este ejemplar tan autóctono”.

La chalanería es concebida como un deporte, las escuelas que quieran enseñar sobre esta práctica tienen que acreditarse primero ante Coldeportes.

Hay más de 700 competidores en chalanería y cerca de 34 escuelas avaladas por Fedequinas. El reglamento que se utiliza para su ejercicio es el que avala Confepaso.

Para Restrepo este deporte significa “orgullo, belleza, nobleza y tradición, volver a nuestra esencia, nuestros ancestros tuvieron que ver con él. Es competencia, a nivel internacional nos destacamos, valoran al caballo criollo, mueve un número importante en la economía”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.