Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Manuel Ochoa Rodríguez, estudiante de la Maestría en Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional, sede Palmira encontró que la cantidad de agua utilizada para el lavado de cocheras, la producción y el destino de excretas, y la fuente utilizada para el lavado de estas podría estar contaminando recursos hídricos locales,  después de caracterizar la dimensión biofísica de los conflictos pecuario-ambientales que se presentan en algunas zonas del Valle del Cauca.

Ochoa analizó los conflictos socioambientales derivados de la producción pecuaria en los corregimientos de Barranca (Palmira) y Santa Rosa de Tapias (Guacarí), con el fin de incidir en la generación de alternativas para mitigar olores ofensivos, descontaminar fuentes hídricas y utilizar de manera productiva la biomasa residual.

La investigación llevada a cabo por Ochoa,  arrojó que en Barranca el 65 % de los productores porcícolas utiliza entre 300 y 800 litros de agua/día/predio en el lavado de cocheras para cerdos, mientras que en  Santa Rosa de Tapias casi el 50 % mantiene dicho rango, con algunas excepciones, como que el 8 % gasta más de 1.800 litros de agua diarios en la limpieza de cada predio.

De acuerdo al estudiante "si multiplicamos esos resultados por los cientos de productores de la región, se obtiene un volumen de agua considerable que refleja un manejo negativo del recurso”.

Según la Unal, los productores deberían contar con alternativas de recolección de aguas lluvias, ya que se trata de la limpieza de cocheras, mas no de agua para consumo humano o animal. Adicionalmente, la investigación pretendía determinar una serie de elementos esenciales de la dimensión sociocultural frente a conflictos pecuario-ambientales en los dos corregimientos, específicamente con respecto a prácticas productivas, dinámicas socioeconómicas y potencial tecnológico en manejo de residuales.

Manuel Ochoa aseguró que “con la información recolectada de las dimensiones biofísica y sociocultural se puede identificar cuáles son los aspectos más representativos que afectan el conflicto y así aportar lineamientos con posibles alternativas de solución para la descontaminación productiva en cada zona”.

Cabe destacar que en los últimos 10 años la porcicultura ha doblado su producción y mantuvo un crecimiento anual promedio superior al 7 %. Los 4,8 millones de cabezas de cerdo mencionadas equivalen a una producción promedio de 445.000 toneladas de carne, cuyo volumen se concentra de la siguiente manera: Antioquia (45 %), Valle del Cauca (15 %), Eje Cafetero (8,6 %), Meta (5,6 %) y Atlántico (2,9 %).

 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.