Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

El 2019 finaliza caracterizado por una alta estabilidad en el sector porcícola nacional y por la continuidad de un crecimiento decidido en la porcicultura colombiana. Prueba de esto es que, según PorkColombia, el cierre del año está proyectado con una cifra récord de 452.000 toneladas. Esto significa 10% más de lo obtenido en 2018 y sigue con la línea ascendente de crecimiento que se tiene en la última década.

Según la agremiación, estos resultados son posibles por el trabajo enfocado siete pilares estratégicos establecidos con el apoyo y el aporte de toda la cadena cárnica porcina: crecimiento ordenado de la producción, internacionalización, promoción al consumo, productividad e inocuidad, sanidad, sostenibilidad y formalización; y lucha contra la ilegalidad.

Esto hizo que se alcanzara una meta histórica en el consumo de carne de cerdo en Colombia y se llegara a la cifra de 11,3 kilogramos por persona, lo que constituye, sin duda, un hecho sin precedentes para el gremio y para el país.

El 2019 fue, además, un año en el que se trabajó desde el gremio en acciones decididas en contra de la ilegalidad y la informalidad. Además, en el que se inició la consolidación de una estrategia de sustitución de importaciones.

Esto permitirá expandir el mercado doméstico con carne de cerdo colombiana. En general, 2019 fue un año productivo tanto para la Porkcolombia como para el sector porcicultor.

“La porcicultura tuvo un año muy bueno y un crecimiento importante. Creo que los balances de todos los porcicultores van a mostrar cifras en negro porque hay un crecimiento tanto en consumo como en sacrificio. Nos benefició la devaluación porque nos hace competitivos contra el producto importado y eso ha sido bueno el sector”, expresó Guillermo Barreneche, gerente de Porcicultores APA.

El crecimiento

Para el sector, luego de definir la planeación estratégica de la industria porcícola, de cara al periodo 2020-2024, el siguiente paso es, sin duda, materializar los pilares estratégicos antes citados.

Y ese crecimiento ordenado, según Porkcolombia, va a estar acompañado de otra estrategia muy importante en los próximos años como es el proceso de internacionalización entendido desde dos puntos de vista.

Por una parte, la necesidad de desarrollar estrategias de sustitución de importaciones de cara al producto importado que ha ido creciendo de manera significativa en el país en los últimos años.

Además, está la estrategia de exportaciones que de alguna forma se sustenta en la intención de que los porcicultores vean materializado su propósito de poner carne de cerdo colombiana en las mesas de los consumidores en el mundo.

“Y por supuesto, está el reto de continuar implementando acciones que conduzcan a mejorar la productividad, rentabilidad, sanidad, calidad y sustentabilidad del sector porcícola en Colombia”, dijo Mario Arango, presidente de la Unión Ganadera del Atlántico.

Los ojos en China

Uno de los grandes aciertos que tuvo el sector este año fue, sin duda, la participación en la II Exposición Internacional de Importaciones de China (Ciie, por sus siglas en inglés), que se realizó entre el 5 y el 10 de noviembre pasados en Xinhua.

LOS CONTRASTES

  • Guillermo BarrenecheGerente de Porcicultores APA

    “Creo que 2019 fue un año de un crecimiento muy particular, muy bueno para el sector. Pero si en 2020 alcanzamos uno superior a 6% estaríamos bien”.


  • Mario ArangoUnión Ganadera del Atlántico

    “Hay unas oportunidades que tenemos que explorar especialmente en China, ese será el trabajo principal de 2020, allí es donde están los grandes negocios”.


  • Carlos MayaEmpresario porcicultor

    “Ha sido un año positivo. Precios estables, incremento de la producción y el consumo cercano a 10%; y carne de cerdo en el día a día”.

Dentro de la estrategia de internacionalización del sector porcicultor colombiano liderada por Porkcolombia, la exposición fue una gran plataforma para dar a conocer el potencial exportador que tiene la carne de cerdo nacional.

“Tuvimos la oportunidad de contarles a los empresarios chinos el trabajo articulado entre los productores colombianos y el gremio, los avances en la tecnificación de las producciones porcícolas y el mejoramiento de los parámetros productivos, que nos permiten ofrecerle al consumidor del mundo una carne de excelente calidad y con las mejores propiedades nutricionales. Desde que nos trazamos el objetivo de internacionalizar la carne de cerdo colombiana, el continente asiático ha sido uno de los mercados priorizados por el sector porcícola colombiano. Trabajamos en la diplomacia sanitaria que es tan necesaria para lograr finalmente la apertura de mercados”, agregó el informe de Porkcolombia.

Las importaciones

Según datos de Porkcolombia, con cierre a noviembre de 2019, se destaca en el comportamiento de las importaciones mensuales de 2019 la caída a partir de junio, mes en donde el precio internacional y la TRM incrementaron los costos de importación. Con una participación del 90%, Estados Unidos es el principal proveedor de cerdo importado, seguido de Chile con 5,3% y Canadá con 4,1%.

Este último país aún contaría con 3.951 toneladas libres de arancel que restan del contingente asignado por 6.050 toneladas al revisar el detalle de las partidas arancelarias se identifica que la carne congelada participa con el 87% del producto importado, seguido de despojos y piernas sin deshuesar con 4,6 y 4,5 respectivamente.

A pesar de la proyección con tendencia a la baja para la producción mundial de carne de cerdo en 2020, por parte del Usda (-10.3%), que supondría un aumento de los precios internacionales en el mediano plazo, según Porkcolombia, las señales de recuperación en el hato porcino de China, derivadas de la importación de genética de alta calidad y al uso de tecnología de punta para la recuperación de las granjas, han permitido bajar la carrera alcista de los valores de los contratos de futuros, los cuales descendieron 3% respecto a la media del pasado octubre, pasando de US$1.832,4 por tonelada a US$1.778 por tonelada respectivamente.

Finalmente los reportes detallan que en lo que se refiere al mercado nacional, noviembre finalizó con un precio promedio de $5.462 por kilogramo, destacándose lo siguientes resultados: un incremento de 16,2% respecto al mismo mes de 2018 y 6,1% en comparación a la media de octubre de 2019.

La carne de cerdo según el IPC

Según los datos del IPC, correspondiente a octubre de 2019, la carne de cerdo presentó resultados positivos para las diferentes variaciones (mensual, año corrido y anual) siendo esta de 0,22%, 1,04% y 2,69% respectivamente. Comparadas con otras proteínas, la carne de cerdo presentó menor variación tanto año corrido como anual.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.