Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

No cabe duda de que si el ganadero quiere en todo momento ser eficiente en su producción, ya sea de leche o carne, a la hora de escoger su sistema pastoreo buscará el que más lo beneficie teniendo en cuenta aspectos como el presupuesto con el que cuente, la cantidad de agua que tiene en la finca, la calidad de sus suelos y el número de animales.

“Los sistemas se utilizan teniendo en cuenta la infraestructura del productor. Si es un agroempresario es mejor que tenga el ganado estabulado, es decir, que corte y lleve a establos la comida, pero ya en términos de pequeños y medianos productores el sistema que se recomienda es el rotacional bajo cuerda eléctrica en campo”, asegura Edgar Roncancio, asesor del proyecto de agricultura y ganadería de conservación (Checua) de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca, CAR.

En este sentido y de acuerdo con palabras de Roncancio, para recuperar una hectárea de pasto y ponerla productiva por medio del sistema rotacional el productor deberá invertir cerca de $1,2 millones; monto que contempla costos en horas máquina para descompactar el suelo, fertilizantes y enmiendas, semillas de nuevos pastos y árboles para hacer división de potreros.

La instrucción más importante para quienes utilizan este tipo de sistema es tener registro del tiempo de rotación de los potreros para que se recupere el pasto obteniendo así un buen forraje y evitando el sobrepastoreo de los animales. “En zona fría el promedio es de 45 días, en clima cálido o templado podemos hablar de 30 a 35 para cada sección”, asegura Roncancio.

De hecho está comprobado que este sistema de pastoreo presenta una alta producción de forraje de calidad durante el mayor periodo de tiempo y su capacidad de sostener un balance favorable entre las especies forrajeras (gramíneas y leguminosas) que son el alimento de los animales. De esta manera, se logra una producción ganadera rentable.

Por otro lado, Sandra Rondón, gerente de Agroglobal S.A., explica que para estabular los animales la inversión estimada es más grande y se tiene que contar con maquinaria especializada para cortar forrajes.

“Mientras en pastoreo de praderas alimentar una vaca Holstein para producción de leche más otros suplementos como heno y materias primas puede costar $10.000, darle de comer a la misma vaca estabulada cuesta por día cerca de $18.813 ”, agrega.

Rondón también señala que en el caso de la producción de carne alimentar a un Simmental en estabulación cuesta de $42.000 pesos diarios.

Cabe resaltar que el sistema de pastoreo alternado brinda los mismos beneficios del rotacional y requiere la misma inversión, mientras que el sistema continuo no es recomendado por los expertos puesto que los animales siempre están en el mismo sitio compactando el suelo y comiendo el pasto más tierno sin dejar que se recupere por completo en cada ciclo.

Tanto Roncancio como Rendón coinciden en que antes y después de adoptar alguno de los sistemas existentes es fundamental hacer un balance entre ingresos y egresos que influyen en su unidad de producción como por ejemplo los costos de producir el pasto o las mejorías o cambios que se deben hacer dentro de la pradera.

“Hay que fijar ciertos índices y, a la vez, dentro de cada uno metas y objetivos con la idea de ir mejorando y así alcanzarlos poco a poco”, afirma la gerente de Agroglobal quien además agrega que “a medida que se pastoree y se haga un mejor uso de suelo y forraje, se tendrá que comprar menos insumos logrando así unos egresos más controlados, mejores ingresos y balances de costos”.

Cuando se hace el sistema de pastoreo en pradera bajo el sistema de cuerda eléctrica se debe hacer previamente un adecuado manejo de los suelos así como la respectiva fertilización para poder tener un buen porcentaje de forraje.

“Si es un agroempresario es mejor que tenga el ganado estabulado, pero ya en términos de pequeños y medianos productores el sistema que se recomienda es el rotacional”

Combinar árboles y pasturas
Según afirma Edgar Roncancio, especialista en gerencia ambiental, los sistemas de pastoreo en el país se vienen mejorando con el pasar de los años impulsados por iniciativas de entidades como la Corporación Autónoma Regional, CAR, el Instituto Colombiano Agropecuario, el Ica y la Federación de Ganaderos.

Además se están enfocando hacia la parte silvopastoril, es decir, a combinar los árboles con las pasturas. “Los productores están invirtiendo en árboles forrajeros para que consuman los animales y árboles maderables”, asegura. El gran beneficio de sistema es que permite incorporar nutrientes al suelo que van a tomar las pasturas.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.