Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Aunque la genética es una ciencia de probabilidades, en los cruces equinos no todo es suerte y existen fórmulas que reducen este azar.

Para hablar del mejoramiento en estos animales hay que tener en cuenta varios factores, en el caso del caballo criollo colombiano, que es una raza relativamente nueva, se ha venido desarrollando la fijación de características que han permitido gestionar los recursos genéticos para potencializar y seleccionar los caracteres deseados.

Comúnmente existen dos tipos de cruces utilizados en el mejoramiento de la raza, consanguíneos y no consanguíneos, ambos con ventajas y desventajas; en el caso de cruce consanguíneo (que comparten parentesco) se fijan las características de manera más rápida, el producto es mucho más predecible y el factor de exposición es menor, pero a su vez corre el riego de que se pierda vigor híbrido, diversidad, sanidad, temperamento y tamaño.

En los no consanguíneos sin parentesco, pero de la misma raza, se realiza para que los genes se complementen, esto aumenta el vigor híbrido y aporta características sobresalientes al animal, pero es más riesgoso porque no todos los matrimonios genéticos resultan compatibles.

De acuerdo con el médico veterinario Lucas Echeverry especialista en biotecnologías de la reproducción, un error que se venía cometiendo en el tema de cruces y reproducción era no darle importancia a la madre. “La base genética de todo criadero es la madre, no basta con tener un caballo ganador y de casta, el cruce debe centrarse en la calidad de la madre pues a partir de allí es que se mejora la genética”.

LOS CONTRASTES

  • Lucas EcheverryVeterinario especialista en reproducción

    “El estudio de cómo funciona la genética por parte de los criadores inclina la balanza hacia los buenos resultados y le quita porcentaje al azar”.

Parámetros de selección

Calidad de la madre: hasta ahora este sigue siendo el principal factor de selección.

Desempeño en pista: el rendimiento, la destreza, manejo y presentación del caballo en la actividad desarrollada.

Sanidad: que el animal se encuentre en óptimas condiciones de salud, que sea un ejemplar sao, pues en los caballos la transmisión de enfermedades como cojeras resultan ser un problema a largo plazo.

Pedigrí: es clave el respaldo genético, la descendencia y pureza de la raza.
Temperamento: estructura dominante de humor y comportamiento del animal.

Brío: un ejemplar con andar altivo, con resolución, carácter, airoso, que domina al resto.

Fenotipo: es muy importante la buena apariencia, la conformación, los músculos, el color y los rasgos.

Por último, se debe tener en cuenta que no solo la genética interviene en el mejoramiento, actualmente se está dando mayor relevancia a la epigenética y cómo se modifican los genes a través de la vida del individuo por la influencia del medio ambiente, manejo y nutrición. La fórmula es 50% genética, 50% medio ambiente.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.