Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Uno de los problemas que más frecuentemente afecta a los gatos, y que muchas veces pasa desapercibido, es la gingivits, que si bien no es considerada de suma gravedad, debe ser tratada para evitar problemas mayores.

Se trata de una enfermedad infecciosa que genera en los felinos inflamación y sangrado en las encías, lo que puede generar molestias que, de no tratarse a tiempo, podrían derivarse incluso en la pérdida de algunos dientes. Esta, contrario a lo que podría pensarse, no es contagiosa, por lo que la prevención de la enfermedad depende principalmente de la salud oral del animal.

Esto, porque la gingivitis se produce por cuenta de la acumulación de sarros en los dientes y las encías, que da lugar a la formación de placa dental. Sin embargo, aunque la salud oral es la causa más frecuente de esta afección, también puede presentarse como síntoma de otros cuadros clínicos que generan defensas bajas o debilitamiento del sistema inmunológico.

Así, además una mala higiene oral, la gingivitis puede darse por enfermedades inmunodepresoras, tumores, insuficiencia renal, leucemia felina, enfermedades periodontales previas o dietas basadas en líquidos, entre otras.

Pero ¿cómo detectar que su gato puede estar presentando gingivitis? El felino puede presentar varios síntomas, como enrojecimiento o inflamación de las encías, sangrado en estas, falta de apetito por dolor al masticar, heridas en la mucosa oral, mal aliento, cambios de comportamiento o producción excesiva de saliva, entre otros.

En caso de detectar uno o varios de esos síntomas, lo primero que debe hacer es llevar su gato a una veterinaria, pues es un especialista quien debe determinar el tratamiento a seguir, en función del nivel de avance de la enfermedad.

El tratamiento puede ser simplemente una limpieza dental profunda, sin embargo, si la enfermedad está avanzada y comprometió las raíces de algunas piezas dentales, es posible que se requiera manejo con antibióticos, exámenes complementarios o, incluso, la extracción de algunos dientes, si la afectación es irreversible.

Teniendo en cuenta el tipo de enfermedad, es importante que pida recomendaciones al veterinario sobre el tipo de dieta con la que debe alimentar a un gato durante el tratamiento por gingivitis. Esto, porque es importante que siga recibiendo todos los nutrientes que necesita, pero ciertos tipos de concentrados o croquetas pueden generar dolor al masticar.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.