Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Ricardo Germán Gallo, secretario de Medioambiente, aclaró que el hospital solo atenderá «perros y gatos, y si hay alguna otra cosa especial de otros animales se hará un convenio interadministrativo con la Universidad de Caldas».

El nuevo centro se edificará en un lote contiguo a la Unidad de Protección Animal (el coso), que no era el planteado desde un comienzo. Hoy lo justifica la Alcaldía en el Estudio previo: «porque al tener en el mismo lugar ambos servicios, se optimiza el costo de funcionamiento y atención».

El secretario de Medioambiente reiteró que ambos proyectos son complementarios, y que el quirófano que hay en la UPA es para programas de esterilización y casos puntuales. «El que tendrá el Hospital Público es para los animales de la calle, que son los más vulnerables, y de los estratos bajos, cuya atención no será gratuita, pero sí será a precios favorables».

Argumentó que evalúan distintas modalidades de cobro, entre ellas, el puntaje del Sisbén o estrato social. «Es probable que se dé como un sistema bipartita. El usuario cancela un porcentaje del costo total y el Municipio asume otro, aunque esto aún se encuentra en debate», explicó.

Sostenibilidad
El secretario advirtió que de acuerdo con el estudio financiero, en un comienzo el Hospital no será autosostenible y contemplan que los recursos tendrán que salir de la Administración Municipal, aunque apuntó que evalúan algunos costos que podrían optimizar, por ejemplo, los equipos de personal de vigilancia, de aseo y administración.

Al cuestionar sobre los servicios que ambas entidades ofrecerán, el director de la UPA, Óscar Rodas Herrera, precisó que el objetivo del coso es la atención de la fauna doméstica en condición de vulnerabilidad. «Se recuperan y se dan en adopción, previa esterilización, a la que también tienen derecho las mascotas de estratos uno y dos. En este último punto, pasamos de 913 en el 2016 a 3 mil 150 en el 2018, es la única manera de contener la reproducción masiva de animales vulnerables».

Según Gallo, esperan llegar a las 40 consultas médico-veterinarias al día, 240 semanales y 960 al mes. Prestará servicios de triaje, consulta médica, urgencias, cirugía, hospitalización y rehabilitación.

«Este proyecto está dado para que sea a largo plazo, pero en un escenario muy pesimista y en el que no funcione quedaría como un producto que fortalecería la Unidad de Protección Animal», anotó el secretario.

Se espera, según Gallo, que el Hospital Público Veterinario esté listo a finales de noviembre. «Esta obra se hace con recursos propios e incluye mil 400 millones de pesos de un préstamo inicial».

Gratuito no funciona

Jorge Uriel Carmona, decano de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad de Caldas, manifestó que el Hospital Veterinario de la Universidad siempre ha sido el centro de atención pública de las mascotas en el municipio.

«Es un detrimento patrimonial y nunca hemos hecho política con eso. Esperamos que la Administración Municipal invierta esos recursos en la U. para bien de la población, dado que nuestro hospital está ubicado en una zona vulnerable donde se atienden todos los días mascotas de usuarios de escasos recursos».

Dada su experiencia en el área y sus estudios en Chile y Brasil, Raúl Fernando Silva, director del departamento de Salud Animal y director del Hospital Veterinario de la U. de Caldas, duda que hospitales veterinarios con la administración pública funcionen, pues los recursos los absorben por completo y tienen que cerrar.

«Las personas asocian el hospital público con atención gratuita y en el caso de la cirugía, que es lo más costoso en veterinaria, dudo de la sostenibilidad financiera que ese hospital tendrá a mediano y largo plazo». Recordó que el hospital de la U. tiene cerca de 50 años, con al menos 14 mil pacientes al año y que sin el apoyo financiero de la institución educativa, tendría que cerrar, porque sus tarifas son muy bajas.

Respecto a los costos de las obras, que ascienden a $3 mil 204 millones 556 mil 405, Silva precisó que si no incluyen los equipos y la dotación, es imposible arrancar. «No solo hay que tener el quirófano, hay que dotarlo, mantenerlo en el tiempo y eso cuesta mucho dinero. Eso sin contar que el personal debe ser adecuado».

Atención en la U. de Caldas
En el último análisis que hizo el Hospital Veterinario de la U. de Caldas, que corresponde al 2017, encontró que el 90% de las personas que acuden son de estratos 1 y 2 y observó que de 3, 4, 5 y 6, casi ninguno acudió

Además, atiende perros y gatos en un 80% y eventualmente caballos, vacas, y otras mascotas como conejos, curíes y gallinas. En algunos casos Corpocaldas les pide ayuda para intervenir a los animales que tiene bajo protección.

Siguen con Montelindo
Este hospital, que fue una promesa de campaña del alcalde de Manizales, José Octavio Cardona León, ha sufrido varios cambios. Inicialmente se iba a construir al lado de la cancha de fútbol del barrio La Asunción, y tras analizar los costos encontraron que el movimiento de tierras costaba $1.300 millones, por lo que finalmente se construirá al lado de la Unidad de Protección Animal (UPA) La Linda.

Juan David Arango Gartner, director de Corpocaldas, explicó que este proyecto de gestión ambiental integral, que incluía el hospital de fauna, se estructuró junto con la Administración Municipal y que parte de su financiación se haría con recursos provenientes del incremento de la sobretasa ambiental. No obstante, al evaluar los cambios planteados por la Alcaldía, Corpocaldas dejó de apoyar la iniciativa en la que invertiría $1.600 millones.

Reiteró que no hay posibilidad de que en el nuevo hospital se pueda atender fauna silvestre y que más bien fortalecerán el Centro de Atención y Valoración Montelindo en Santágueda, cercano a Manizales.

Añadió que este era un centro de paso o de atención primaria para luego llevarlos al centro de valoración, pero precisó que en La Linda hay muchos conflictos asociados a la fauna. Explicó que esta obra no requiere de licencia ambiental.

Más costos

Los costos de adecuación fluctúan entre $250 y $300 millones aproximadamente. Funcionamiento entre $900 y $1.200 millones anuales. «No son cifras exactas porque depende del modelo de negocios que se plantee», precisó el secretario de Medioambiente.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.