Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Un proyecto desarrollado por profesores de la Universidad Nacional de Colombia (Unal), en la sede de La Paz, tiene como objetivo mezclar la producción de energía limpia mediante paneles fotovoltaicos, mientras usan el terreno para producir alimentos con valor agregado.

Este proyecto, que se llama Bio-Agro-Energético, pretende utilizar las bondades y ventajas que tiene el departamento del Cesar en cuanto a agroindustria y la alta radiación solar al a que se exponen sus tierras, para darle un uso múltiple al suelo.

El aprovechamiento sostenible del proyecto también acoge al reciclaje de paneles solares, para dar un plus a la producción de esta energía fotovoltaica limpia. En él convergen las actividades agrícolas y no se separan como tradicionalmente sucedía en los suelos de las comunidades.

Leonardo Velasco Estrada, profesor de la Unal sede de La Paz, dijo que uno de los mayores retos del proyecto es que, aunque estas tecnologías ya existen en otros países, en Colombia se conoce muy poco sobre los tipos de cultivos que se deberían utilizar para las configuraciones con paneles solares, por lo que la meta principal será investigar cuáles arreglos productivos serán los más favorables en la región”.

El docente explicó que, para impulsar la transición energética, se buscan terrenos aptos para cultivar y producir energía (uso múltiple del suelo).

“Alimentaríamos la matriz energética del país y al mismo tiempo podría ser una solución para pequeños agricultores que están alejados a la red energética”, agregó.

El proyecto también busca contribuir con la calidad de vida de las comunidades del Caribe, con transferencia energética justa e incluyente, que aporte a la seguridad alimentaria.

Diego Camilo Durán García, profesor de ingeniería biológica de la Unal, sede de La Paz, aseguró que con este proyecto se pueden desarrollar nuevos productos como nectáreas funcionalizados, aceites esenciales, extractos y bioinsumos, además de servicios como la conectividad energética.

Este proyecto, según los académicos, dará valor diferenciado en el mercado al contribuir a la descarbonización, responsabilidad social y ambiental en diferentes sectores de la cadena de valor.

“Esto les permitirá a las empresas, comunidades y municipalidades involucradas mejorar su competitividad y posicionamiento en los mercados nacionales e internacionales, con un factor diferenciador, un sello de cero o baja emisión de dióxido de carbono (CO2)”, aseguraron.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.