Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La mayor utilización de hormonas reproductivas, que puede reducir los tiempos de preñez en vacas de 120 días a un periodo de 40 a 50 días sin contraindicaciones para el ganado, al igual que la inseminación artificial a tiempo fijo (Iatf), son una tendencia que ya no es solo exclusiva de grandes empresarios ganaderos.

Así lo explicó Juan Martín Flórez, médico veterinario y zootecnista de la Universidad de Antioquia, quien destacó que “con prácticas inteligentes, son procesos que pueden potenciar la reproducción bovina a ganaderos pequeños y medianos, por medio de la sincronización de genes que termina con una inseminación cien por ciento segura. De este modo, se puede obtener una rentabilidad sostenida con inversiones que se han reducido respecto a otros tiempos”.

Así mismo, Manuel Trejos, investigador en biotecnología bovina, expresó que “esta es una técnica que debe usarse cuando hay detección del celo, de forma temprana, para garantizar su eficacia. No obstante, requiere de manejos temporales muy estrictos en los ciclos de calor por parte de quien sigue el proceso en el animal”.

La Iatf es de especial ayuda en lotes o hatos de gran tamaño como se evidencia en grandes potencias a nivel mundial como Estados Unidos, Europa, China o Brasil.

De igual manera, estos avances en reproducción bovina representan ayudas extras para aumentar la cantidad de bovinos, en conjunto con otros factores como la genética, el clima o la nutrición que tienen igual relevancia, destacó Trejos.

Por estas razones es que el uso de técnicas como la Iatf y las hormonas hacen parte cada vez más del vocabulario de los ganaderos, por los evidentes impactos positivos y que en Colombia se han implementado gradualmente, si bien hay un camino por recorrer, dijo Flórez.