Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La región del Pacífico es conocida como una de las zonas donde más se practica la pesca artesanal, concentrando 95% de esta práctica según la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca (Aunap) y sus principales puertos son Buenaventura

y Tumaco. Para 2017, entre marzo y diciembre, llegaron a Tumaco 924 toneladas de pescado extraído artesanalmente, que representan 9% de todo el país.

“Cerca del 45 % en peso de lo que se pesca allí es vertido al mar como residuo, muchas veces en las orillas, cerca de la población. Es un impacto que queremos mitigar al propiciar una posibilidad de reutilización” aseguró Luz Stella Cadavid, coordinadora del grupo de investigación Prospectiva Ambiental, de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Palmira.

Por ello trabajan en proyectos de investigación junto con los pescadores artesanales, para aprovechar los residuos y producir casi “40 megavatios de energía eléctrica al mes con ese biogás, que supliría la demanda de 230 hogares”, asegura la ingeniera ambiental Viviana Castro López, investigadora de la U.N., generando un ahorro de alrededor de $7 millones, para las comunidades pescadoras de Tumaco, pues no tendrían que comprar gas para cocinar.

También podrían producir más ácidos grasos volátiles (AGV), que sirven para el tratamiento de aguas residuales y la producción de cosméticos, alimentos y bioplásticos.

Los investigadores de la Nacional vieron el potencial de la región por la cantidad de pescado que se maneja, así como por la contaminación de sus deshechos para generar biogás y energía eléctrica.

La investigadora Castro explica que “recogimos las muestras en las plazas de mercado de Tumaco, donde hay personas encargadas de retirar las vísceras, agallas y escamas de los peces. Llevamos ese material debidamente congelado hasta la U.N. Sede Palmira, y allí lo molimos y homogeneizamos”.

El sustrato resultante se puso en reactores que le ayudaron con el proceso de digestión anaerobia.  “De una planta de tratamiento de aguas residuales cercana obtuvimos un compuesto de microorganismos que incluimos en los reactores para que degradaran los residuos, y logramos la producción del biogás”, agregó la ingeniera.

La idea es que las comunidades de Tumaco sigan con el desarrollo proceso y lo compartan sin necesidad de ser expertos o tener equipos costosos. Con esto no solo se fortalecería la actividad productiva de los pescadores artesanales del Pacífico, sino que también se mejoraría su calidad de vida y se ayudaría a mitigar el impacto medioambiental de su práctica.

Para financiar el proyecto se utilizan recursos de la convocatoria Newton Fund 2016, por parte de Colciencias y British Council, y cuenta con la participación de las universidades de Southampton y Swansea, del Reino Unido.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.