Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Los mayores comerciantes de materias primas agrícolas del mundo se están preparando para beneficiarse del auge de la industria del diésel renovable. Mientras el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, sigue adelante con su agenda verde, Cargill Inc. está invirtiendo US$475 millones para aumentar su capacidad de procesar soja, clave en la producción de los aceites de cocina utilizados en el diésel renovable. Los rivales Archer-Daniels-Midland Co. y Bunge Ltd. están trabajando para hacer que las plantas sean más eficientes, y Andersons Inc. instaló un escritorio para intercambiar materias primas por el combustible verde.

Los comerciantes apuntan al mercado en crecimiento a medida que las refinerías estadounidenses, incluidas Phillips 66, Marathon Petroleum Corp., HollyFrontier Corp. y Valero Energy Corp., se suben a esta tendencia.

El diésel renovable es un combustible elaborado a partir de biomasa que tiene las mismas propiedades del combustible fósil, y es probable que se beneficie de la amplia agenda climática del presidente Joe Biden, que señala un alejamiento de los combustibles fósiles. Si bien muchas refinerías buscarán producirlo a partir de aceites de cocina o grasas animales desechados, deberán recurrir a los aceites vegetales tradicionales elaborados a partir de cultivos como el maíz y la soja para satisfacer la demanda.

"Creemos que va a ser un gran mercado", dijo Pat Bowe, director ejecutivo de Andersons, el manejador de cultivos. "Es un factor de demanda realmente importante para el complejo de grasas y aceites que no hemos visto en mucho tiempo".

El aumento de la demanda se produce justo cuando los restaurantes en todo Estados Unidos están reabriendo, impulsando la demanda de aceites para cocinar y las millas de conducción se recuperan a niveles prepandémicos. Eso ha impulsado la competencia con la industria alimentaria, que utiliza los aceites en todo, desde Nutella, un consumidor clave de aceite de palma, hasta hamburguesas a base de plantas, muchas de las cuales tienen aceite de soja como ingrediente clave.

La demanda de aceite de soja podría aumentar en 500 millones de libras este año debido a la demanda adicional de la industria del diésel renovable, dijo Juan Luciano, CEO de ADM en enero. Si dos tercios de la capacidad de diésel renovable planificada se construyen durante los próximos tres o cuatro años, eso requerirá alrededor de 15 mil millones de libras de materia prima, dijo Ray Young, el director financiero de la compañía.

"Independientemente de cómo se haga la aritmética, será un entorno en el que el aceite de soja será muy, muy valorado por la industria como una materia prima importante para respaldar el crecimiento del diésel verde renovable", dijo Young en una conferencia de inversión. "Creemos que este será un fenómeno de varios años muy favorable para la industria de la trituración de soja de América del Norte".

Las inversiones de Cargill incluyen duplicar la capacidad de procesamiento de soja en su planta en Sidney, Ohio, y expandir el procesamiento en un 10% en Cedar Rapids, Iowa. ADM dijo que está trabajando para mejorar la eficiencia en sus plantas para proporcionar un suministro incremental, mientras que Andersons estableció una mesa de operaciones en Kansas City el año pasado para comprar y vender materias primas, incluido el aceite de soja, el sebo y el aceite de maíz que produce en sus muchas plantas de etanol, dijo Bowe. en una entrevista el mes pasado.

Bunge, el procesador de semillas oleaginosas más grande del mundo, dijo que planea asignar algo de capital para inversiones en el área, que incluyen aumentar la capacidad de almacenamiento en tanques y mejorar la eficiencia de sus refinerías. Si bien todos los comerciantes quieren abastecer a la industria del diésel renovable, no quieren producirlo ellos mismos.

El mercado ya se está dando cuenta de la nueva demanda. Los futuros del aceite de soja han subido casi un 25% este año, ya que el aceite de palma también amplió las ganancias. La demanda también está aumentando a medida que la mezcla de biodiésel tradicional con combustibles fósiles se ha vuelto más rentable con el aumento de los precios del petróleo crudo.

El sector en Colombia

La demanda actual de Colombia es de 7,2 millones de toneladas de cereales al año. La producción de maíz y soya, en 2020 fue de 1,3 millones de toneladas, siendo el propósito incrementar la producción nacional.

Santiago Piedrahita, presidente del Grupo Bios dijo que el compromiso de la industria es “lograr que la mayor parte del suministro sea de producción local, lo que quiere decir que anualmente se tiene que abrir de entre 50.000 y 60.000 hectáreas nuevas, esto permitiría que, en el año 2033, el 44% de la demanda de maíz y soya sea de origen colombiano”, agregó.

Se han desarrollado diversas ruedas de negocios y estrategias como ‘Soya-Maíz Proyecto País’ en el Valle, en el que participan la Federación Nacional de Cultivadores de Cereales y Leguminosas (Fenalce), la Cámara de Balanceados de la Andi, la Gobernación del Valle, las entidades del MADR, los Intermediarios Financiaros, las Aseguradoras, las Sociedades Comisionistas de Bolsa, las empresas de Servicios de Apoyo (maquinarias, semillas, agroinsumos entre otros), las cuales buscan a contribuir al desarrollo de este sector con miras a su fortalecimiento.

Por ejemplo, en 2020, para el cultivo de maíz en el Valle se apalancaron créditos por valor de $6.751 millones, con una participación del 85% entre pequeños y medianos productores. En materia de Incentivos al Seguro Agropecuario, en el Valle del Cauca, el cultivo de maíz registró un aseguramiento de 1.737 hectáreas, por un valor asegurado $7.173 millones, otorgando un incentivo por valor de $401 millones. Esto da pie a que Colombia saque partida de la tendencia de combustibles renovables.

Cabe destacar, que durante el Gobierno de Colombia se ha invertido en el sector cerealista $20.293 millones en apoyos directos y $23.439 millones en apoyos financieros.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.