Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Las aguas residuales generadas por actividades agropecuarias deben ser tratadas cuidadosamente, porque la mayoría de los componentes que contienen son compuestos dañinos para los seres humanos y el medio ambiente.

En esta clase de explotaciones económicas, se pueden presentar dos clases de contaminación; una difusa, que se registra cuando no se tienen concentrados los contaminantes, como sucede durante la fumigación de cultivos, los cuales se distribuyen a través del suelo y en forma indirecta llegan a los cuerpos de agua; y de manera puntual.

En este caso “se debe hacer un manejo adecuado de la distribución de los elementos, que están causando la contaminación, ya sean estos nutrientes o plaguicidas, para que cuando lleguen a los cuerpos de agua, no causen un impacto grande”, explicó Diana Catalina Rodríguez Loaiza, jefa de la Escuela Ambiental de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Antioquia.

La contaminación puntual es la que se encuentra en un mismo sitio y se puede recolectar allí mismo, en tal caso, se debe monitorear bien esos contaminantes, en especial las concentraciones y la cantidad que se está generando, para determinar el tipo de tratamiento a llevar a cabo y cómo se va a hacer esa disposición final, aseguró Rodríguez.

Para el ingeniero Michael Ascencio, representante legal de la firma Ingeniería Sanitaria y Agrónoma de Colombia, es importante tratar estas aguas residuales, porque con ello se evita la contaminación de los ríos.
Ascencio precisó que se debe realizar un tratamiento primario y secundario al agua. En el primer caso se procede a retirar los residuos sólidos, líquidos y orgánicos, y, en el segundo, se recurre a procedimientos técnicos como bandejas de aireación o lagunas de oxidación.

También señaló que las aguas residuales producidas en los cultivos tienen una carga alta de contaminantes representada en nitrógeno y fósforo, por tanto, se recomienda un tratamiento con microorganismos y una fuente adecuada de oxigenación.

También existen métodos caseros para realizar este proceso, como la instalación de sedimentadores hidráulicos, que no requieren ningún tipo de maquinaria o la utilización de procesos físicos y químicos, que emplean la radiación solar o la adición de agentes fisicoquímicos para descontaminar las aguas. En esa línea están los biológicos, como la adaptación de humedales artificiales, entre otras alternativas.

Los componentes que llegan a contener las aguas residuales provenientes de las actividades agropecuarias son diversos, pero los que más están presentes son los fertilizantes agroquímicos empleados para mejorar la producción agrícola.

También se encuentran los plaguicidas y componentes destinados para prevenir, controlar o erradicar diferentes plagas que afecten los cultivos o algunos animales. Entre estos se encuentran herbicidas, para contrarrestar malezas; insecticidas, que eliminan insectos y los fungicidas, para controlar hongos.

LOS CONTRASTES

  • Diana Catalina Rodríguez Jefa de la Escuela Ambiental en la UdeA.

    “La contaminación puntual, es la que se encuentra en un mismo sitio y se puede recolectar allí mismo. en tal caso, se deben monitorear bien esos contaminantes".

  • Michael Ascencio Repr. de Ingeniería Sanitaria y Agrónoma

    “Es importante tratar las aguas residuales que tienen origen agropecuario, porque con ello se evita la contaminación de los ríos”.

Con frecuencia en las labores agrícolas y ganaderas se usan también acaricidas, bactericidas, raticidas, defoliantes y desecantes, que al realizar la limpieza de los lugares donde se utilizan pueden mezclarse con el agua llegando a contaminarla.

¿Cuánto puede valer para los productores? Los costos para implementar estos sistemas en las producciones agropecuarias son variables, porque, así como hay mecanismos económicos, existen otros que demandan grandes sumas de dinero.

Por ejemplo, en el caso de un sedimentador hidráulico puede tener un valor que oscila entre los $30 a $40 millones de pesos, según explicó Ascencio.

Actualmente en Colombia, por año, se utilizan 16.000 millones de metros cúbicos de agua con fines agrícolas, lo que equivale a más de 4.740.000 piscinas olímpicas completamente llenas.

Cabe indicar que, el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), en cabeza de Yolanda González, estima que, para el año 2030, la demanda total de agua en el país se incrementaría hasta 27%.

Los casos de reutilización de agua

Según la FAO, a nivel mundial, solo una pequeña parte de las aguas residuales tratadas se usa actualmente en agricultura, pero esta práctica está aumentando en muchos países y, en algunas regiones, una alta proporción de agua regenerada se utiliza para el riego. “Es probable que la tecnología del tratamiento de aguas residuales y sus costos unitarios cambien y no se deben excluir futuras opciones de manera prematura”, dice en un informe.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.