Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Arrancó 2019 y con este el calendario de competencias y exposiciones equinas en el país, entre las que se destacan la Exposición Nacional de Fedequinas en Cali del 20 al 24 de febrero, la Feria de las Flores en agosto y la Copa Caribe. En total, se realizarán 180 competencias entre grado A y grado B durante el año. Es por eso que su caballo criollo colombiano deberá tener la adecuada preparación para llegar en las mejores condiciones.

Si su meta es que su caballo sea nombrado el ejemplar del año, hay varias recomendaciones a seguir. Lo primero que debe entender es que su animal es como un atleta, por lo que debe tener un entrenamiento constante, una buena alimentación, y por supuesto, un buen descanso.

A lo que el entrenamiento se refiere, Ángela Ochoa, presidenta de la Cadena Equina, Asnal y Mular del Ministerio Agricultura, indicó que debe ser entre 30 a 45 minutos diarios. En este aspecto también es importante conocer al animal, de esta manera se puede plantear mejor qué tanto puede entrenar y la intensidad del mismo.

“Es importante que el animal se familiarice con el montador y este conozca a su animal. Igualmente, es importante que antes de ir a cualquier competencia por primera vez, se enseñe el sonido de la tabla al animal”, expresó la experta.
Jorge Humberto Restrepo, presidente de Confepaso y de la Junta Directiva de Fedequinas, indicó que el entrenamiento y la alimentación son los dos aspectos fundamentales para un buen rendimiento. Con respecto a qué debe comer el animal, Restrepo expresó que la nutrición debe ser balanceada, a base de pasto o heno de buena calidad.

Debe comer cuatro kilos de concentrado diarios y 10% de su peso en material de forrajes. También se le debe suministrar suplementos multivitamínicos. Otro factor importante es la hidratación. El caballo debe tener agua a voluntad. En ocasiones se aplican por intravenosa agua con mayor cantidad de electrolitos.

Por otra parte, se dice que “los caballos se acaban por las patas”. Es por esto que el herraje es la forma de garantizar al animal una longevidad y mayor vida de competencia. La decisión de herrar un caballo debe ser tomada desde el momento en que se empiece a montar y adiestrar. Restrepo señaló que debe cambiarse cada mes y la limpieza debe ser diaria.

Ahora bien, sin un buen descanso el rendimiento del animal disminuirá notablemente. Es por esto que su cama debe estar en óptimas condiciones, es decir el piso donde duerme el animal debe estar limpio y en lo posible debe ser de viruta de madera o cascarilla de arroz.

Los momentos previos y posteriores a la competencia son de vital importancia para la recuperación del equino. Antes de entrar a competir se debe pensar en el trayecto que hará el animal en un vehículo adecuado para su comodidad. Al llegar el animal tiene que hacer un reconocimiento del lugar y sus sonidos. Es importante calentar antes de entrar en acción.

Luego de la competencia se deben hacer estiramientos y un buen descanso. En promedio, mantener a un caballo de competencia puede costar $1.000.000 mensuales.

Ochoa aconsejó llevar a los ejemplares en competencia por lo menos una vez a la semana a piscina para una recuperación adecuada. Además, realizar ejercicios dentro del agua favorece el fortalecimiento de la capacidad pulmonar como también la muscular y la cardíaca.

Llevar a cabo los ejercicios en el fluido permite que los tendones y articulaciones no sufran como en el piso. Esta es una opción que no todos los criaderos se pueden dar por el elevado costo que tiene. Los expertos recomiendan aplicar esta clase de tratamientos dependiendo del objetivo a lograr.

Consejos

El entrenamiento debe ser diario y debe durar entre 30 a 45 minutos. Nunca se debe atemorizar al animal para que haga las cosas, debe ser bien tratado.

La nutrición es clave para el desempeño del animal. La ración debe contener alto contenido de proteínas, minerales y vitaminas. Debe tener siempre agua.

Hay que tener en cuenta que los cascos del caballo se deben limpiar todos los días, con el fin de evitar infecciones. Las herraduras deben ser reemplazadas cada 30 días.

El caballo debe tener el entrenamiento correcto para ser embarcado y transportado en un vehículo. De lo contrario se podría lastimar en el recorrido.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.