Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Los precios del café siguen disparados a nivel mundial y, aunque esta debería ser una buena noticia para el sector, los exportadores y las cooperativas podrían tener que asumir ciertas pérdidas por el incumplimiento en los contratos a futuro.

La situación se deriva de que los caficultores no están cumpliendo con los contratos que hicieron con las cooperativas meses atrás, cuando se comprometieron a vender los sacos de café a un precio menor al que se registra hoy.

Según cifras de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC) esos contratos se firmaron a un precio de $1,1 millones, mientras que el martes pasado la carga interna de café cerró en $2,1 millones.

Así, varios productores han decidido vender sus cosechas a terceros, aprovechando la rentabilidad, pero incumpliendo los contratos y poniendo en jaque aquellos compromisos que la FNC y los distintos exportadores ya tenían pactados en el mercado internacional.

“Los incumplimientos generan un traumatismo porque obviamente va a haber unas pérdidas asociadas a los cafés que no se entregaron. Esos cafés formaban parte, a su vez, de compromisos de entrega de café a distintos compradores o clientes en el mercado internacional”, indicó José Leibovich, director de Investigaciones económicas de la Federación Nacional de Cafeteros.

Para poder cumplir con los contratos, los exportadores han tenido que salir al mercado y comprar los sacos a precios mayores de los que se tenían pactados inicialmente.

“Si el caficultor no llega con ese café, al exportador simplemente le toca cumplir con el cliente final, puede ser el tostador o un comprador en la Bolsa de Nueva York. Como ya tiene pactadas unas fechas específicas, si ese café no le llega, al exportador hoy le toca salir a comprar un café a niveles de $2,2 millones la carga para poder entregar en la bolsa o al cliente final”, explicó Luis Miguel Ramírez, representante por Risaralda ante la FNC.

Ante este panorama, una de las estrategias que se está implementando es dar más plazo a los productores para la entrega de la carga, aunque según los expertos aún se corre el riesgo de incumplimiento.

LOS CONTRASTES

  • Ministro de AgriculturaRodolfo Zea

    “Es importante cumplir con esos contratos, para que no vayamos a tener, en medio del éxito, una crisis dentro del sector. Por eso estamos desarrollando diferentes estrategias”.

“A los caficultores se les está dando plazo. Los recursos se recuperarán realmente cuando el café aparezca, pero en este momento, en el que ya pasó la cosecha principal del año, donde realmente solo queda 10% del café por cosechar, o menos, puede que el caficultor no tenga la cantidad de café suficiente para atender ese compromiso”, dijo Ramírez.

El ministro de Agricultura, Rodolfo Zea, dijo que se están planteando estrategias para dar mayor liquidez a los productores, asegurando que “es importante cumplir con esos contratos, para que no vayamos a tener, en medio del éxito, una crisis dentro del sector”.

Exportadores cumplieron en noviembre

A pesar de los incumplimientos en los contratos a futuro y de los problemas en las cadenas de logística internacional, Gustavo Gómez, presidente de la Asociación de Exportadores de Café, aseguró que los exportadores colombianos cumplieron con sus compromisos internacionales en octubre y en noviembre.

“Octubre fue un mes con exportaciones de 986.000 sacos y lo que vemos en noviembre es que vamos a cerrar por encima de un millón de sacos, entonces, a pesar de las condiciones de turbulencia del mercado, nosotros hemos venido cumpliendo con los compromisos internacionales”, dijo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.