Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

El fortalecimiento del sector agro ocupa un espacio importante en medio de un contexto de crisis climática y los bancos de hábitat ejercen un rol fundamental para la conservación de la biodiversidad de los ecosistemas.

Para fomentar todo lo relacionado con estos sistemas, la Universidad Externado de Colombia realizó el seminario "Bancos de Hábitat: regulación y financiamiento para la biodiversidad", un espacio en el que coincidieron voces del gobierno, la academia y empresa privada.

El espacio académico fue organizado junto a la empresa Terrasos, el programa Biofin del Pnud, el gobierno de Reino Unido y Partnerships for Forests.

Los bancos de hábitat son terrenos en donde se implementan acciones de preservación, mejoramiento o restauración de ecosistemas, con el fin de compensar los impactos negativos de las empresas sobre la naturaleza.

El país cuenta con un total de 11 bancos de hábitat, aproximadamente 4.000 hectáreas. Sin embargo, aún existen en Colombia enormes dificultades para garantizar que este mecanismo asegure la conservación de biodiversidad.

María del Pilar García Pachón, directora del departamento de derecho del medio ambiente de la Universidad Externado de Colombia, explicó que espacios como este seminario son importantes en el país para dar a conocer sobre los bancos de hábitat y abrir la discusión sobre la necesidad que hay de aclarar algunos aspectos de la norma para que estos mecanismos cumplan con su función.

"Los objetivos de los bancos de hábitat tienen que lograrse a partir de una norma robusta y clara, que permita dar señales correctas a todos los actores que están involucrados en su proceso de implementación y mantenimiento. Entre más claridad tenga el escenario normativo, mejor implementación habrá", dijo.

Mariana Sarmiento, gerente general de Terrasos, empresa líder en creación de bancos de hábitat en Colombia, comentó que uno de los objetivos principales del seminario es debatir sobre las limitantes que tiene la Resolución 1051 y que podrían entorpecer la contribución de estos sistemas con la conservación de los ecosistemas en el país.

Cabe resaltar que la Resolución 1051 de 2017 del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible no tiene tiempos de operación definidos; al respecto sólo existe una guía establecida por la entidad, que habla de un mínimo de 20 años, pero no es vinculante con la normativa y no se está cumpliendo.

"La norma no establece tiempos, solo parte de un principio de permanencia y sostenibilidad. Con todo el cambio de inversión que se está dando en temas ambientales en el país creemos que la norma debe ser clara para evitar que lleguen especuladores al mercado y que generen conflictos ambientales en los territorios", señaló Sarmiento.

Para Julia Miranda, miembro de la Cámara de Representantes de Colombia, quien también participó en el seminario, los Bancos de Hábitat son una oportunidad para que las empresas logren las compensaciones necesarias que permitan cumplir el objetivo de conservar la biodiversidad.

En el seminario se identificaron otros retos que se deben atender si se quiere fortalecer este mecanismo. Los bancos de hábitat ejecutan proyectos a largo plazo, por lo que tener seguridad sobre la tenencia de la tierra es indispensable.

La norma detrás de estos sistemas no habla sobre la publicación de la información de los distintos Bancos de Hábitat y tampoco hay registro de si el mecanismo se establece a través de un acto administrativo o no. Además, no existe un inventario unificado de los cupos de biodiversidad en el país, necesarios para mejorar el proceso de trazabilidad de los mismos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.