Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Cuando se dice que la naturaleza es perfecta, no es un dicho en vano, pues de múltiples formas la biodiversidad se adapta en diferentes contextos para seguir garantizando la existencia del ser humano.

LOS CONTRASTES

  • Fabian Martínez CameloInvestigador máster de Agrosavia

    “Con la hidroponía se gana inocuidad, se mejora la dieta si se cultivan hortalizas ricas en hierro como la espinaca o la acelga. es un sistema fácil”

Una de ellas tiene que ver con la seguridad alimentaria y la posibilidad de cultivar alimentos de calidad en casa, pues ya no es necesario tener un terreno de miles hectáreas para cosechar. Una huerta comunitaria y un cultivo hidropónico son las técnicas del agro para cultivar cantidad de frutas y verduras en el hogar; la primera es la más popular y la última, aunque se ajusta más al contexto urbano, es menos conocida.

“Un cultivo hidropónico es una técnica en la que las plantas u otros cultivos, pueden crecer sin necesidad de estar en la superficie del suelo”, según indicó Fabián Martínez Camelo, investigador Máster de Agrosavia.

Si desea contar con uno, lo primero que debe tener en cuenta son los insumos claves. Según el experto de Agrosavia, este método requiere básicamente de agua y disoluciones minerales para hortalizas que se diluyen para que la planta absorba todos los nutrientes necesarios. Lo demás, ya depende del tipo de cultivo a instalar.

Para su mantenimiento, puede optar por dos opciones. Una es alimentar el cultivo de forma manual y otra, de manera automática por medio del uso de motobomba.

El sistema se puede instalar fácilmente en cualquier espacio de la casa como paredes, techos o terrazas; lo importante aquí es que el lugar a escoger tenga luz solar al menos seis horas al día, que la fuente de agua esté cerca, que se pueda proteger el cultivo de eventos naturales, y que no haya focos de contaminación como desagües o letrinas. Por lo que, si se habla de costos, el gasto es casi que insignificante en la hidroponía puesto que muchos insumos son caseros.

Por ejemplo, el tipo de sistema señalado por el Manual Técnico del Instituto de Nutrición de Centro América y Panamá recomienda a los principiantes utilizar botellas de plástico de dos litros para el cultivo de acelgas, cebolla, lechuga o perejil. También se pueden usar cajas de madera, en las que se meterán bolsas plásticas de medidas 10x10 cm, para plantar tomates o pimientos.

En cuánto a qué plantas se pueden cultivar, la posibilidad es amplia, va desde verduras, frutas, y hasta plantas aromáticas. Si bien, como su nombre lo indica, la hidroponía se caracteriza por el uso del agua, aquí también figuran otros métodos de siembras con sustratos, que serían los sustitutos del suelo, por lo que para el crecimiento de las raíces de las plantas, se utilizan materias primas idóneas y económicas como la cascarilla de arroz, la arena de río o gris.

Respecto a los beneficios del cultivo, son muchos. Los más destacados son que aquí se reduce el consumo de agua para los riegos, se evita la depredación o los daños al suelo y a la salud de las personas por el uso de pesticida. Para el agricultor, además de los beneficios económicos, se disminuyen algunos riesgos pues estos son menos propensos a sufrir por problemas climáticos como sequías, además, los alimentos suelen ser de rápido crecimiento y concentran mejor los nutrientes.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.