Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

El fin de semana en redes sociales se hicieron populares numerales como #Faltaenlatienda, haciendo alusión a los reportes de las personas que iban a grandes y pequeños supermercados y no encontraban estantes totalmente llenos como normalmente ocurre.

De hecho, empezó a correr el rumor de que se trataba de un desabastecimiento temporal, lo que rápidamente fue aclarado por gremios al señalar que esto no era así, sino que hubo algunos lugares donde sí se presentaron compras masivas. Incluso, al revisar el comportamiento del aprovisionamiento de alimentos se ve que todo está con normalidad, y que algunos productos sí se han encareció pero por temas que están más relacionados por el alza del dólar, y en el caso de algunas referencias, porque no están en temporada de cosecha.

LR comparó el reporte de precios de los productos del agro que entrega el Dane por medio del Sistema de Información de Precios y Abastecimiento del Sector Agropecuario (Sipsa), allí se revisaron las variaciones de los costos de alimentos de la primera semana del año frente al último reporte que está con corte al pasado 13 de marzo.

Del análisis, lo primero que resaltó fue que la leche en polvo, el pollo y la habichuela fue lo que más subió, entre 14% y 18%. En los primeros días de enero, la leche en polvo, la más encarecida, se negociaba en promedio a nivel nacional en $21.200, y al cierre del viernes pasado, ese mismo promedio estaba en $25.039, es decir, un crecimiento de 18%.

Esteban Lozada, analista de estadística de Prolacteos, explicó sobre el alza que pueden haber varias cosas que la generaron. “En primer lugar que la leche en polvo gran parte de ella entra dentro del segmento de lácteos importados, que de hecho ha crecido más de 8% este año, así que hay una relación con el dólar”, explicó.

Hay que recordar que ayer la tasa de cambio cerró con un promedio de $4.100, y al compararla con la registrada al inicio de enero, esta ha subido 25%, o visto de otra forma, el dólar se encareció más de $800.
“Entonces, al ser un producto importado, este primer trimestre es un artículo que sí se está elevando”, agregó Lozada.

El segundo caso es el del pollo, exactamente con uno de los cortes más consumidos a nivel nacional, que es la pechuga. Esta referencia, con una subida promedio de 15% viene de costar más de $7.500 en enero, a $8.538 la semana pasada.

El efecto clave en el sector avícola también es la devaluación del peso. Según reportes de Fenavi, los empresarios del sector tenían una proyección de $3.300 promedio año para la TRM en 2020, ahora, con un dólar en más de $4,000, bajo el riesgo de que siga superando ese techo, los costos de producción, solo por el efecto cambiario, se incrementarían más de 21%.

“Preocupa que, en el corto plazo, por ajustes en la producción, no solo se registre un incremento en los precios, sino una reducción en el consumo per cápita”, comentó el presidente del gremio, Gonzalo Moreno Gómez.

LOS CONTRASTES

  • Gonzalo Moreno GómezPresidente de Fenavi

    “Los empresarios del sector tenían una proyección $3.300 promedio para la TRM en 2020, ahora, con un dólar en $4.000, los costos de producción suben”.

En el segmento de verduras aparece la habichuela, cuyos reportes del Sipsa indican que empezó el año en niveles de $3.150 y hoy supera la línea de $3.622. El alza superior a 14% es resultado de “que entra en la categoría de los alimentos que no están en cosecha. ¿Qué ocurre?, y esto se ve en otros productos cultivados en el país, que sí hay un incremento de precios por las heladas, porque algunos como la habichuela no están en su calendario de cosecha fuerte. Además, en el primer trimestre siempre aumenta la demanda de alimentos por las personas que entran a sus rutinas de trabajo o académicas”, agregó el coordinador de precios de Corabastos, Pedro Triviño.

De hecho, esto es lo mismo que se refleja en otros como el frijol y la piña. En el primer ejemplo, el frijol verde saltó de $1.800 a $2.027 (ganó 13%), y la piña, de $2.205 a $2.445 (alza de 11% en 10 semanas).

Siguiendo la línea de los productos del agro con mayores alzas, aparecen otros pero a niveles inferiores de 10%. Este es el caso de los que han subido por el orden de 8%: la manzana roja (pasó de $5.310 a $5.737), la ciruela importada de $8.400 en el promedio nacional a más de $9.000; y el huevo rojo, de $287 a $310. Aquí solo las primeras dos frutas tienen en común que son dependientes de los envíos de países como Chile y Estados Unidos.

La arveja verde es otra que subió, de nuevo, por el caso de la época en la que está, que no es la de su cosecha, y por el consumo que se ha mantenido, subió 6%, al pasar de poco más de $5.000 a $5.377.

Finalmente, en el top 10 de los alimentos que más se han encarecido en lo corrido del año, está la carne de res, específicamente con el lomo fino. En las centrales del país empezó en enero a niveles de $29.800, y se encareció casi 6%, luego de llegar a $31.538 el viernes.

“Con el tema de la carne hay que tener en cuenta que países como Argentina, Brasil y Estados Unidos, incluso Colombia, han reportado que el precio del ganado ha subido por una baja en negociaciones internacionales producto de pausas que generó el Covid-19, pero no ha sido, por lo menos, dramáticas”, dijo Carlos Pedraza, de la Federación Ganadera de Oriente.

Si bien han subido los precios, en la declaratoria conjunta de la Andi, SAC y Fenalco, en la que se ratifica el compromiso con el abastecimiento de alimentos, solo se pide a la ciudadanía no caer en mensajes no fundamentados en las redes sociales por esta época.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.