Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La desaceleración económica mundial está causando la mayor caída en los precios de los alimentos desde 2015 a medida que se reduce la demanda de una gran cantidad de productos, desde lácteos hasta azúcar. El índice de precios de los alimentos de la FAO, un indicador global, cayó 4,3% en marzo, informó el jueves la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Se trata de la mayor reducción desde agosto de 2015.

Los costos de los alimentos cayeron luego de que las restricciones gubernamentales a la libertad de movimiento exacerbaran el impacto en la demanda de petróleo, lo que presiona el consumo de biocombustibles. Los biocombustibles son una fuente clave de demanda de azúcar y aceites vegetales.

“La bajada de los precios obedece en gran medida a factores de la demanda, no de la oferta, factores que están influidos por unas perspectivas económicas cada vez peores”, dijo en un comunicado el economista superior de la FAO Abdolreza Abbassian. Index of global costs posts steepest monthly drop in four years La FAO, con sede en Roma, cuyo índice sirve como indicador de posibles inquietudes sobre la seguridad alimentaria para los países en desarrollo, indicó que está monitoreando atentamente los precios y los problemas logísticos para una posible interrupción en la cadena de suministro provocada por la pandemia.

Los mayores descensos se observaron en los precios del azúcar, que cayeron 19% desde febrero, ya que menos personas consumieron el edulcorante fuera de casa y debido a que los menores precios del crudo redujeron la demanda del sector de etanol.

“Los precios del petróleo han caído más de la mitad durante el último mes, lo que ha tenido un gran impacto a la baja en los biocombustibles, que son una importante fuente de demanda en los mercados del azúcar y los aceites vegetales”, explicó el analista de la FAO Peter Thoenes.

El índice de precios de los aceites vegetales de la FAO descendió 12%, debido a que se vio afectado por el desplome de 66% del crudo en los últimos tres meses y las crecientes incertidumbres sobre el impacto del coronavirus en la demanda mundial de productos básicos.

Los precios de la carne y los lácteos también cayeron. Los cereales, el componente principal del índice de precios de alimentos de la FAO, disminuyeron 1,9%, en parte gracias a los abundantes suministros, incluso después de que el coronavirus obstaculizara el envío y transporte en algunas regiones, indicó la agencia de la ONU. Por el contrario, los precios del arroz subieron por tercer mes impulsados por las iniciativas de almacenamiento.

“Aunque las interrupciones localizadas -debidas, en su mayor parte, a problemas logísticos- plantean desafíos a las cadenas de suministro alimentario en algunos mercados, es poco probable que su duración y magnitud previstas tengan un efecto significativo en los mercados mundiales”, indicó la FAO.

 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.