Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Los precios mundiales de los alimentos se mantuvieron cerca de un récord debido a que el comercio de cultivos se vio interrumpido por la guerra en Ucrania, lo que exacerbó la escasez de suministros e impulsó la inflación.

La invasión de Rusia ha reducido las exportaciones de Ucrania a un mínimo, frenando los suministros de uno de los mayores exportadores de granos y aceite vegetal del mundo. Eso ha enviado a los compradores a otros lugares, mientras que algunas naciones se están moviendo para restringir las ventas porque temen agotar las reservas locales.

Los altos precios de los fertilizantes y las preocupaciones climáticas se suman a la amenaza para los suministros de cultivos mundiales, incluida la sequía que afecta la cosecha de trigo de Estados Unidos. Eso corre el riesgo de agravar una crisis de hambre cada vez más profunda. Un índice de alimentos de las Naciones Unidas disminuyó menos del 1% en abril, manteniéndose cerca de un máximo histórico.

“Es realmente una cantidad mínima de disminución”, dijo por teléfono Erin Collier, economista de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). “Los precios siguen siendo definitivamente muy altos y definitivamente siguen siendo una gran preocupación, especialmente para los países de bajos ingresos y con déficit de alimentos”.

Los precios de los principales productos básicos, incluidos los aceites vegetales y los cereales, cayeron, mientras que la carne alcanzó el nivel más alto de la historia y los productos lácteos aumentaron, mostró el viernes el informe de la FAO. El indicador se había disparado un 13% en marzo, el mayor ritmo registrado, inmediatamente después del ataque de Rusia. Ha eclipsado los niveles de 2008 a 2011 que contribuyeron a las crisis alimentarias mundiales.

La ligera baja de los precios en abril se debió en parte a la caída de la demanda de aceite vegetal y al debilitamiento de los precios del maíz. Sin embargo, existen incertidumbres sobre la disponibilidad de aceite de palma de Indonesia, dijo la agencia.

Funcionarios en Indonesia, el principal exportador de aceite comestible del mundo, restringió recientemente las ventas de aceite de palma en el extranjero. Eso se suma a una ola de proteccionismo de cultivos desde que comenzó la guerra, con países como Serbia y Kazajistán imponiendo cuotas a los envíos de cereales. India también estaría evaluando limitar las exportaciones de trigo después de que el calor dañara severamente los cultivos, mientras que su Gobierno dijo el jueves que no ve motivos para las restricciones.

“Tales medidas pueden beneficiar a los consumidores en los países que imponen las restricciones, pero generalmente se producen a expensas de todos los demás”, dijo el Sistema de Información del Mercado Agrícola el jueves. “La experiencia pasada sugiere que estas medidas comerciales ejercerán una presión adicional sobre las acciones de alimentos disponibles, elevarán los precios y amenazarán la seguridad alimentaria de los pobres”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.