Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Una de las claves para mejorar la productividad y optimizar los recursos del agro es a través de sistemas orgánicos que ayuden a que el suelo no pierda sus características fértiles. Una de esas alternativas es la lombricultura, una actividad biotecnológica y agraria que consiste en la crianza de lombrices para diversas áreas como la floricultura y horticultura.

“La lombricultura es una técnica usada para aprovechar la lombriz roja california, una especie nativa, que consume ávidamente desechos orgánicos, vegetales y estiércoles de diferentes procedencias para su alimentación, multiplicando ávidamente las lombrices y degradando cantidades enormes de estos residuos”, explicó Norberto Díaz, fundador y creador de Lombricultura de Tenjo.

También funciona como descontaminador ambiental, y para producir humus líquido y lixiviado; es decir, una sustancia que se crea de la descomposición de materias orgánicas del sustrato.

Una vez que sean determinadas las bondades de esas excretas de la lombriz, se vuelven un acondicionador orgánico de suelos, ya que son absorbidas rápidamente por la planta y los desechos orgánico reemplazan en un porcentaje bastante alto a los fertilizantes químicos.

“Hay dos formas de determinar las bondades del humus; primero, por un uso de ensayo–error con el campesino, que lo utiliza para los cultivos; y segundo, mediante un análisis de composición realizado por un laboratorio especializado, entonces se determina la presencia de elementos prioritarios, primarios o necesarios, casi todos los de la tabla periódica”, agregó.

¿Esta práctica es rentable para el productor o agricultor?

Según Díaz, inicialmente, el agricultor no debe tenerlo como un negocio, sino como una necesidad para degradar los desechos orgánicos que se generan en la finca.

“A medida que convierte esas basuras en un material asimilable para las plantas puede utilizarlo en sus propios cultivos si los tiene, si no, puede venderlo o comercializarlo, para ello se necesita tener ciertos parámetros de calidad como son el registro ICA, que le indica mediante una serie de requisitos cómo debe hacer el agricultor y cómo se debe legalizar para convertir ese abono en un producto comercializar, mientras tanto es una actividad muy artesanal”, explicó.

El negocio está en tratar de reemplazar los fertilizantes químicos por unos naturales que los asimila perfectamente la planta y ahí sí se comercializa. “El agricultor puede comenzar en pequeña escala de 3 a 5 kilos y empezar a degradar sus desperdicios, y una vez que obtenga los primeros resultados, si son abundantes o significativos, puede empezar a hacer lo del registro ICA”.

¿Cómo puede elaborar camas para lombricultura?

Existen dos formas de hacerlo, una que se usa de forma casera y otro de manera industrial. A nivel casero puede utilizar una pequeña canastilla para empacar mercado, frutas, ya que tiene ranuras bastante resistentes. Esas canastillas se deben colocar sobre unos pivotes de ladrillo, de tal manera que no quede pegada al suelo, para recoger el lixiviado (esa fracción de agua que se desprende una vez incorporadas las lombrices y el agua).

“Las lombrices como seres vivos requieren comida y agua para que haya un buen aprovechamiento del alimento, se da un espacio libre para recolectar eso que sale llamado como lixiviado, e internamente se colocan unos desperdicios orgánicos frescos que pueden ser desechos de cocina, en una cantidad apropiada e igual a la cantidad de lombrices que va a sembrar”, explicó Díaz.

Por ejemplo, si se usara de 3 a 5 kilos de lombrices, sería la misma proporción de alimentos y ellas van consumiendo ávidamente sus desperdicios, convirtiendo ese alimento en cama y casa.

Las lombrices se devoran su casa hasta el momento en que se convierten en las excretas que se llaman humus o acondicionador orgánico de suelos y en ese acto seguido, puede ser entre 18 y 20 días, se les echa otra segunda comida de 3 a 5 kilos de desechos orgánicos vegetales para que se convierta en alimento, y así sucesivamente hasta que la canastilla se llene.

“Una vez que se llena, se coloca otra encima, las lombrices por necesidad cambian de lugar y el humus queda en la canastilla y puede mandar a un laboratorio o usarla para sus cultivos”, explicó.

¿Qué dieta debe usar?

Debe saber que no hay restricciones en la medida en que no se utilice una sola dieta. Si usted tiene una diversidad, que la encuentra en la casa con los desechos vegetales que salen de la papa, el plátano, la naranja, los limones, del banano, de la sandía, del maracuyá, de la guayaba, de la papaya, no tiene ningún problema, sumado a los desechos que son de hortalizas: arvejas, coliflores, cilantros, etc.

“Si usted utiliza solo limón, que tiene un PH muy alto, las lombrices no van a hacer uso de eso, el plátano tiene un contenido alto de potasio, pero si utiliza solo potasio no lo consumirán ávidamente”, agregó el experto.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.