Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

¡Como un zumbido de abejas! Así, literalmente le empezó a sonar a Elizabeth Noguera la idea de iniciarse en el negocio apícola. Fue hace cinco años que esta ingeniera ambiental, que en su momento poco sabía de abejas, empezó a indagar sobre cómo era su cuidado y qué se necesitaba para ser apicultora, aunque contó que algunos de sus familiares ya tenían algunas colmenas.

“Me preocupaba mucho el tema de la desaparición de las abejas y por eso me dediqué a investigar sobre la importancia que tienen, empecé a indagar con familiares, en ferias y asistía a capacitaciones”, señaló Noguera. Ella empezó con una colmena, esta fue, podría decirse, su “conejillo de indias” en este proceso de aprendizaje.

Hoy en día junto a dos socios más ya tiene su propia marca: Mieli Colmenar, un emprendimiento nariñense de origen familiar dedicado a la producción y comercialización de productos apícolas como miel cruda, polen multifloral, propóleo en tintura, en compuesto y en spray, además de jalea real, dulces de miel e incluso velas de cera de abejas.

Sus productos son distribuidos en bio markets y eco tiendas en la ciudad de Pasto, además hacen envíos a ciudades principales como Cali y Bogotá dónde los pedidos son agendados a través de sus redes sociales. Entre sus propósitos, según manifestó la actual gerente de Mieli, está poder contar con un punto de venta directo a partir del próximo año en Cali.

“Lo que más vendemos es la miel cruda. Los dulces los hemos ido mejorando con el tiempo y de momento se preparan de forma muy casera”, dijo Noguera. La miel la venden según el tamaño en un precio que va desde los $10.000 hasta los $25.000 y el polen desde los $9.000

De una colmena pasó a tener 18, y su propósito es ir aumentándolas paulatinamente a medida que los pedidos de sus productos crecen. De cada colmena hoy en día están obteniendo en promedio de 10 a 15 kilos de miel cada dos meses. Aquí Noguera comentó que, para lograr esta producción, las abejas necesitan visitar dos millones de flores y viajar 80.000 kilómetros para recolectar sólo un kilogramo de miel.

“Lo que buscamos es que al menos cada dos meses obtengamos miel, pero como las colmenas se instalaron en diferentes épocas eso varía”. Comentó que entre los temas que a veces repercuten en la producción es el exceso de lluvias y las fumigaciones en zonas aledañas.

Respecto al proceso de obtención, indicó que la extracción de la miel la hacen por medio de una centrifugadora y luego esta es pasada a unos filtros para quitar los restos de cera. Posteriormente se hace el envasado. “La miel debe consumirse cruda, incluso cuando se cristaliza, por eso siempre estamos haciendo un proceso de concientización para las características se mantengan intactas”.

Entre los propósitos de Elizabeth Noguera además de crecer en número de colmenas y producción para que su emprendimiento se fortalezca, está el poder tener una industria apícola en Nariño cada vez más grande pues las condiciones están dadas para que así sea. “Necesitamos tener más producción y apoyarnos de más apicultores porque, aunque en el departamento, realmente no hay mucha apicultura, a pesar de que tiene mucha biodiversidad y por tanto mucho potencial para desarrollar este negocio”.

Comprometidos con el medio ambiente

Según Noguera, actualmente están en proceso de certificación para la obtención del Sello Verde otorgado por la Corporación Autónoma Regional Corponariño, lo cual indicó, reafirma el compromiso de Mieli Colmenar con el medio ambiente. “Nuestro compromiso se ve reflejado en el cuidado de las abejas y en la elección de frascos y empaques de fácil reutilización y reciclaje como son el vidrio, el cartón y el papel”. En este proceso incluso reciben los frascos como parte de pago y de esta manera crean conciencia entre los compradores.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.