Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Las pérdidas de la cosecha de café en Honduras, el principal productor y exportador de Centroamérica, pueden aumentar a casi 10% después de que los huracanes dañaron vastas extensiones de la infraestructura del país, dijo un grupo industrial.

“El mayor riesgo que tenemos ahora es cuánto tardarán las autoridades en reparar el acceso a las regiones cafeteras”, dijo Miguel Pon, director ejecutivo de Adecafeh, la principal asociación de exportación, en un correo electrónico. “Se estima que más del 15% de las redes de la ruta del café se vieron afectadas, y si en 30 días no se reparan, podríamos perder otros 460.000 sacos”.

El diluvio del mes pasado provocado por los huracanes Iota y Eta aceleró la maduración del grano de café y la fuerza laboral se ha visto obstaculizada por la pandemia de coronavirus. El Instituto Hondureño del Café había dicho que la producción de café podría contraerse hasta en un 2,5%, o 160.000 sacos, al tiempo que advirtió que podrían surgir pérdidas adicionales.

Iota, la tormenta más fuerte del Atlántico en un año turbulento, arrojó hasta 800 milímetros (31 pulgadas) de lluvia en algunas regiones de cultivo después de que Eta dejara hasta 500 milímetros. Los futuros del café arábica en Nueva York subieron un 18% en noviembre en medio del daño climático en Centroamérica y las condiciones adversas de los cultivos en Brasil, el principal productor de granos premium favorecidos por Starbucks Inc.

Después de Iota, se reportaron daños a puentes y carreteras en 185 municipios de 14 provincias productoras, dijo Pon de Adecafeh. Muchos agricultores perdieron sus hogares y los molinos fueron destruidos.

“Vemos una perspectiva incierta con respecto a las exportaciones de 2020-21”, dijo Pon luego de una estimación inicial de 6.2 millones de sacos. "En este momento, hay muy poco movimiento en las diferentes áreas receptoras en comparación con años anteriores, justo cuando nos acercamos al pico de la cosecha".

Iota afectó 4.300 hectáreas (10.626 acres), reduciendo la cosecha en 120.000 sacos, dijo Pon.

La producción en Honduras había caído desde los récords de esta década en medio de una caída en los precios del café. Hasta 1 millón de personas fueron contratadas en el pico de la temporada para la cosecha.

En el camino de Iota en Centroamérica, se esperaba que Honduras, Guatemala y Nicaragua representaran el 12% de la producción mundial de arábica en la campaña comercial 2020-21, mostraron los pronósticos del Departamento de Agricultura de EE. UU .

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.