Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

En menos de un mes cerramos un año con más situaciones controversiales que positivas para el sector agropecuario. Se destacaron sucesos como el del fenómeno de El Niño, el paro camionero, la liquidación del Fondo Nacional del Ganado, la salida de Francisco Solano del Banco Agrario, la de Rafael Mejía de la Sociedad de Agricultores de Colombia y el retiro de Jenaro Pérez de Colanta.

El primer semestre estuvo marcado en buena parte por las heladas de enero y, después, por el fenómeno de El Niño, que dañó muchos de los cultivos y que además, incrementó los precios de los productos y aumentó la mortalidad de animales.

En arroz, por ejemplo, se aplazaron las siembras, en granos se afectaron 25% del rendimiento de los productos, pasamos a tener 300.000 toneladas menos de maíz, en frutas la productividad también bajó 20%. En temas pecuarios, se perdieron 1,2 millones de aves, en porcinos subió la mortalidad 1%, y en bovinos murieron 40.000 animales.

Cuando parecía que el mal clima se alejaba del sector agropecuario, el paro camionero le puso freno a la comercialización de alimentos durante más de 40 días que duró la inmovilización.

Las cifras para el segundo semestre ya mejoraron. Por un lado, las lluvias ayudaron a que la producción en volumen fuera positiva. Además, el Ministerio de Agricultura reveló que se habían sembrado 234.000 nuevas hectáreas, cifra que no se compara con los resultados en 20 años.

Y si hay un producto que cierra con luz verde es el cafetero, porque en volumen va a tener un leve incremento en la producción respecto a 2015, con casi 15 millones de sacos de 60 kilos. Las exportaciones van a cerrar en 13 millones de sacos y, el precio, por lo menos, se va a mantener entre $900.000 y $1 millón.

El próximo año nos espera con nuevos negocios para el agro.