Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Carlos Gutiérrez se crio en Cali, estudió economía agrícola y maestría en administración de negocios, con amplia experiencia en carnes procesadas y procesamiento de frutas.

Hoy, tiene finca ubicada en el municipio en la Mesa (Cundinamarca), con cultivos de limón tahity y mangostino, este último, originario del continente asiático.

Cuenta que el mangostino lo trajeron a Colombia varios ingenieros desde Asia en el año 1860. Ellos, llegaron con varios árboles, los sembraron en el municipio de Mariquita (Tolima), encontrando condiciones climáticas excelentes para el desarrollo de las plantas.

El señor Gutiérrez gusta de compartir experiencias con otros agricultores, sobre todo aquí en Colombia y los Estados Unidos; Los árboles alcanzan alturas entre 10 y 12 metros, registran dos ciclos de cosecha, alcanzando una producción de 2.000 frutos por árbol al año. En los departamentos del Meta, Tolima y Eje cafetero, los agricultores logran niveles de producción y calidad aceptables.

Una parte del consumo en Estados Unidos es para preparar un jugo llamado “Xango”, aunque el sabor no es muy agradable, lo toman porque, según los vendedores, contiene sustancias químicas que actúan como antioxidantes, reducen los niveles de colesterol y combaten las infecciones.

Es una fruta que gusta mucho en Colombia, quien lo prueba, se vuelve cliente por su sabor agridulce. Los productores han vendido en centrales de abastos, el kilo entre $7.000 y $8.500, en época de baja producción y en temporada de cosecha $2.000 kilo.

Con el paso de los años el cultivo ha llegado a otras regiones del país, como el Eje Cafetero, Meta, Tolima y Cundinamarca. Los festivales que se hacen como “El Mangostino de Oro” (Mariquita – Tolima), lo han impulsado bastante en los últimos años, en Colombia ha tomado gran relevancia a cuenta como el festival.
Sin embargo, los agricultores necesitan agrónomos que sepan del tema, hay poca investigación para mejorar la producción y la calidad para competir en el mercado internacional.

El cultivo de mangostino requiere bastante agua, aproximadamente 400 litros por árbol semanal, y en temporadas secas prolongadas, enciende las alarmas, al verse amenazados los cultivos por la proliferación de la abeja trigona, que daña la cascara y por lo tanto se resta calidad al producto.

El productor pide que el gobierno a través del Ica colabore con Usda (Información y Servicios del United States Department of Agriculture), para desarrollar los protocolos necesarios para poder llevarlo a Estados Unidos. Bancoldex puede brindar con las campañas de mercadeo en Europa y Estados Unidos. A comienzos del año 2.000 el mangostino alcanzó precio de US$12 el kilo en el mercado mayorista Rungis de París.

Cuando llega la cosecha, las grandes superficies son los socios comerciales, porque la venden, obviamente sin desconocer a las centrales de abastos, que comercializan bastante producto, vendedores informales lo compran y lo venden en las grandes avenidas y en los semáforos.

Como el señor Gutiérrez considera que esta fruta tiene mucho futuro en el mercado nacional e internacional, por sus propiedades nutricionales y curativas, pero principalmente por su delicioso sabor, se le conoce como la reina de las frutas.