Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

El sector agropecuario es uno de los principales afectados por consecuencia del cambio climático en Colombia. Tiene una reducción importante en rendimientos agrícolas, donde se presenta un aumento de 3,5 millones de hectáreas en zonas con un potencial alto de desertificación, lo cual perjudica una tercera parte de los que son hoy por hoy los agro ecosistemas.

El cambio climático no es solo un problema ambiental, también trae consecuencias sociales y económicas. Una de las más importantes son las pérdidas anuales que pueden llegar a representar 0,5% del PIB.

El sector agrícola, por ejemplo, podría generar un déficit de -7,4% en producción por estos fenómenos climáticos en Cundinamarca. Además, se presentarían -5,3% de pérdida de la carga pesquera desembarcada en Nariño y -1,6% en ganadería en el Tolima por pérdida en la productividad de carne y leche, tal como informó el Departamento Nacional de Planeación.

Según el viceministro de Agricultura, Hernán Román Calderón “se han estructurado planes de acción para prevenir, mitigar y atender las posibles afectaciones del sector agropecuario, por la ocurrencia de eventos climáticos adversos, con el fin de realizar el seguimiento técnico de los diferentes niveles de amenazas”.

Nariño, Córdoba y Casanare son los departamentos con un mayor impacto del cambio climático en rendimiento agrícola. Valle del Cauca se afectaría sustancialmente por las variaciones del clima, provocando descensos de -14,8% en su producción.

“La composición de la papa en 85% es de agua por lo cual las épocas de sequía nos han retrasado en la siembra” manifestó Germán Palacios, presidente de Fedepapa.

La variabilidad climática del Fenómeno de El Niño fue uno los eventos que más preocuparon al sector agrícola colombiano, debido a la deficiencia del agua, la reducción en la precipitación y aumentos de temperaturas máximas que afectaron el nivel del mar.

“Los efectos negativos del fenómeno de ‘El Niño’ sobre el sector pesquero se vieron como la disminución en la captura de pesca que fue evidente”, aseguró Carlos Borda, especialista en cambio climático de la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca, Aunap.

La problemática del fenómeno de El Niño afectó caudales dedicados a la pesca en el corregimiento de Barbosa, Magangué (Bolívar), donde habitan cerca de 4.000 personas de las cuales más de 50% vive de la pesca, según datos de la Aunap.

Los cultivadores de papa y los pesqueros fueron los más afectados con este fenómeno por las altas temperaturas, lo cual acarreó que a menor demanda mayor oferta, la comunidad se ve damnificada en los precios del producto y su calidad.

El Viceministro de Asuntos Agropecuarios indicó que el Ministerio de Agricultura ha estado trabajando para que el sector esté preparado y dote a los productores de herramientas que les permita mitigar los efectos de las temporadas secas como las que vivimos y afectaron varios sectores de la agricultura nacional, especialmente la actividad pesquera.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura sustentó que el cambio climático a largo plazo podría afectar a la agricultura en diversas formas, y casi todas son un riesgo para la seguridad alimentaria.

Más consecuencias de la temperatura

Eventos climáticos como el pasado Fenómeno de El Niño o la llegada de La Niña preocupan al agricultor colombiano afectando agro ecosistemas que derivan la siembra, la pesca entre otros. Los problemas climáticos traen consecuencias ambientales pero también sociales y económicas.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.