Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Aún le quedan varios meses por delante al Fenómeno de El Niño, por lo que, los principales agricultores del país deben continuar con planes de contingencia para asegurar una mejor producción de sus cultivos.

Y es que, en su último boletín agroclimático, el Ministerio de Agricultura y el Ideam recomiendan que no se realice siembra hasta que las lluvias del primer semestre de 2016 se estabilicen (Abril - Mayo), esto en zonas como: el Caribe húmedo, nororiente de Córdoba, Bolívar, sur de Sucre y el Urabá Antioqueño.

En el caso del maíz, al igual que de otras muchas siembras, la clave está en cosechar en las épocas establecidas en cada región y por supuesto, en el ahorro de agua.

Por ejemplo, en territorios como el Magdalena Medio, entre Honda, Tolima y el Plato Magdalena; junto con el Alto Magdalena, Tolima, Huila y la meseta de Ibagué se recomienda garantizar la humedad del suelo mediante prácticas de conservación como el uso de coberturas así como realizar monitoreo de humedad.

“Los cultivos que hayan sido sembrados de manera tardía se verán afectados por condiciones de sequía, por ello, el riego suplementario será fundamental para el llenado de grano”, enfatizó el documento.

Henry Vanegas, presidente de Fenalce, sostuvo que en efecto es necesario preparar el terreno para almacenar agua y así mismo, tener alguna fuente de agua cercana disponible para que en caso de que sea necesario suplir liquido al cultivo a través de algún sistema de riego.

“Si hablamos de un clima tradicionalmente seco se puede hacer surco pares alrededor de la cinta de riego por goteo, sin embargo, este es un país de regiones y hay zonas que no tienen problema de agua como los Llanos Orientales”, agregó Vanegas.

El panorama no cambia en el Valle del Cauca, donde la estrategia sigue estando en la conservación del agua. En esta zona se recomienda la limpieza de tuberías, bombas y mantenimiento de aspersores así como el uso eficiente del agua para riego, para favorecer la disponibilidad hídrica durante los siguientes meses.

En este punto Rafael Mejía, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), aseguró que en cuanto al altiplano cundiboyacense: “el que tiene agua en este momento debe conservarla con la mayor prudencia del caso, mientras que, el que no tenga el líquido esperemos que no haya sembrado porque no va a tener una cosecha que sea productiva”.

Sin embargo, la conservación del agua debe ir de la mano de otras estrategias como hacer un manejo agronómico excelente que sea de forma integral, es decir, escoger un buen fenotipo, buscar un buen programa de fertilización basado en un análisis de suelo y un manejo integrado de plagas.

LOS CONTRASTES

  • Rafael MejíaPresidente de la SAC

    “Si se habla de un clima tradicionalmente seco, se puede hacer surco pares alrededor de la cinta de riego por goteo, sin embargo este es un país de regiones y hay zonas que no tienen este problema”.

“Hemos controlado la plaga y la maleza de una manera integral para que de esta manera permitamos al material que sembremos defenderse mejor en una condición de estrés”.

Control de plagas, necesario frente a altas temperaturas

Las altas temperaturas durante el primer semestre de este año favorecen la presencia e incidencia de insectos plagas de la mazorca, por lo que se recomienda un monitoreo intenso especialmente en los cultivos establecidos en siembras tardías. Igualmente, es necesario esperar anuncios y estabilización de las lluvias del primer semestre para iniciar la labranza y siembra.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.