Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Si bien preparar un caballo para una competencia como la XIII Mundial Equina Confepaso es un proceso algo riguroso y que toma bastante tiempo, no se pueden dejar de lado los cuidados que hay que tener con estos equinos para después de las competencias.

“El solo hecho de que un caballo salga de su entorno normal y llegue a una competencia donde las pesebreras no solamente son las de ellos sino que en la mayoría de los casos son incómodas, hacen que el caballo termine estresado. Por eso, después de una competencia es importante revisar las variables fisiológicas del animal, hidratarlo y garantizar que tenga una buena cama de acerrín o de viruta que le garantice un buen descanso que le permita recuperar la energía que perdió durante la competencia”, explicó Ángela Ochoa, directora de la Asociación Colombiana de Criadores de Caballos Árabes (Asoárabes).

En ello, coincidió Rodrigo Noguera, criador de caballos, quien señaló que es importante darle libertad al animal, una buena alimentación y agua. “Hay que devolverle al caballo todos los minerales que pierde en la competencia por la exigencia que se les da en las mismas, darle electrolitos y sales minerales para que el caballo se recupere y vuelve a su condición normal”, dijo Noguera.

Sin embargo, es necesario que tenga en cuenta que un caballo atleta en promedio bebe 100 litros diarios si se ejercita constantemente, pero se debe tener cuidado a la hora de terminar una actividad de alta intensidad. El animal debe descansar para luego hidratarse, debido a que esto puede hacer daño a su sistema digestivo.

Por otro lado, es fundamental que después de una competencia esté atento a posibles signos de deshidratación del animal.

Si el caballo tarda mucho en recuperarse o no se recupera del ejercicio y su ritmo cardiaco es elevado puede estar presentando deshidratación

De igual forma, de acuerdo con la directora de Asoárabes, cuando el caballo llegue nuevamente al potrero donde normalmente habita, es recomendable que se le permita salir al potrero durante todo el día y entrar a la pesebrera en la noche para tener la garantía de que el animal se está recuperando bien, de manera que no pierda peso y así pueda volver a su condición normal. “Un caballo de competencia en condiciones normales a la siguiente semana de haber competido ya debería estar nuevamente de combate”, dijo Ochoa.

El transporte es fundamental

El caballo debe tener el entrenamiento correcto para ser embarcado y transportado en un vehículo, tanto para ser llevado a la competencia como para regresar a la finca donde habita. Antes de transportarlo se debe entrenar, sin usar violencia, para subirlo al camión , el cual debe tener piso antideslizante y una buena capa de aserrín/viruta de madera y/o cascarilla de arroz. Debe tener separadores, para que tenga apoyo en las curvas y si el viaje dura más de tres horas hay que suministrarle agua potable y disponer de heno.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.