Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Una reluciente y amplia estructura de dos pisos y unos 4.400 metros cuadrados abrió sus puertas hace poco a 37 kilómetros de Indianápolis con un solo propósito: mantener sanos a los 70.000 millones de animales de cría del mundo.

Cada vez en mayor medida, esto significa reducir la dependencia de los antibióticos para animales. Por eso, el nuevo centro de investigación, construido y operado por Elanco LLC, división de Eli Lilly & Co., está abocado exclusivamente a desarrollar vacunas como alternativa.

Todo esto es parte de un esfuerzo más amplio de la industria farmacéutica para unir fuerzas con el sistema médico con el fin de reducir el uso de antibióticos, en momentos en que las superbacterias resistentes son corrientes en los hospitales, los hogares de ancianos y otros espacios públicos.

Dejar de administrar antibióticos a los animales para tratarlos con vacunas es fundamental. Los animales de cría reciben alrededor del 80% de los antibióticos y por su intermedio llegan al cuerpo humano. “Prevemos un mundo en el que habrá menos necesidad de antibióticos de uso compartido”, dijo Jeff Simmons, presidente Elanco.

Los científicos sostienen que hay una íntima relación entre la salud del ganado y la población humana. Se calcula que anualmente mueren 700.000 personas por infecciones resistentes a los fármacos.

Un estudio de 2015 calculó que el mercado mundial de vacunas para animales alcanzará un valor de US$7.200 millones en 2020, por encima de los US$5.500 millones de 2010. Ya alrededor de un tercio de los ingresos de la industria proviene de las vacunas, según funcionarios de las empresas y el sector industrial

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.