Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Según el reporte ambiental de la FAO de 2018, la ganadería es uno de los sectores del agro que más debe revisar la emisión de gases efecto invernadero, así como seguir controles estrictos al consumo de la tierra que utilizan las reces; además de que en ciertos países de América Latina, la situación de pago de salarios es crítica.

Como consecuencia de lo anterior, cada vez está tomando más fuerza el concepto de ganadería sostenible, el cual, siguiendo la definición de las Naciones Unidas de Desarrollo Sostenible, es una actividad que presenta las cuatro condiciones siguientes: económicamente rentable, socialmente benéfica, ambientalmente sostenible y de buena gobernanza.

María Cristina Amézquita, doctora en Ciencias Ambientales, consultora de la FAO, el BID y el Banco Mundial, asegura que “hay muchas publicaciones científicas que demuestran que en nuestros países tropicales y en algunos territorios templados como Inglaterra la ganadería de pastoreo, dos o tres animales por hectárea de pastura, que no solo generan gases efecto invernadero sino captura de carbono de estos gases, son ambientalmente muy benéficos. Además de cumplir con los cuatro requerimientos”.

A continuación, Agronegocios le muestra las cuatro condiciones que debe cumplir a cabalidad si quiere certificar su ganadería como sostenible ya que esto genera beneficios.

Económicamente rentable
El ganado que se concibe como ganadería sostenible suele ser alimentado en su mayoría por forrajes verdes, algunos originarios del territorio donde habita, otros importados de países que cuentan con una patente certificada. Eso significa para los productores una disminución significativa en términos de costos para su negocio. Optimizando estos recursos logran alivianar las cargas y así poder generar más empleo o aumentar el número de animales dentro de las fincas productoras de ganado.

LOS CONTRASTES

  • María Cristina AmézquitaDoctora en Ciencias Ambientales

    “La mejor ganadería, que además de ser económica, socialmente rentable y ambientalmente resulta muy buena, es la ganadería de pastoreo bien manejada por los ganaderos con visión”.

Socialmente benéfica
Este ítem tiene como objetivo beneficiar a todos los actores que hacen parte de la producción animal. Lo anterior, se refiere a las garantías respecto a la generación de empleo y que sea equitativa con todos los involucrados en la cadena producción, es decir: empleados, productores, consumidores y las empresas que compren el producto final. A través de esta condición, se pretende generar garantías para que el desarrollo de los productos esté en línea con el buen funcionamiento del entorno.

Ambientalmente sostenible
Ahora la personas toman cada vez más consciencia sobre los productos que consumen, este ítem tiene como objetivo garantizarle a la sociedad su compromiso con el ambiente. Si bien es cierto que el ganado, llámese bovinos, caprinos, porcinos, entre otros, emiten gases efecto invernadero, incide la dieta que los productores les proporcionan para su alimentación diaria. Sin embargo, estos animales hacen a la vez captura de carbono de estos gases, lo cual es ambientalmente benéfico.

Buena gobernanza
El buen manejo del ganadero con los animales en términos de generar un ambiente propicio y estando en línea con todos los requerimientos por las autoridades competentes hace que haya una buena gobernanza entre su producción. Las leyes del país que regulan a la ganadería permiten que esta sea bien manejada y, de paso, logra que haya estímulos en la producción ganadera. Lo anterior permite que se genere un entorno óptimo para el desarrollo de la actividad ganadera.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.