Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Ricardo Jaramillo Gaviria, gerente de negocios estratégicos de Agrofuturo, dijo que entre los aspectos en los cuales debe planificarse la rentabilidad ganadera son el mejoramiento de la genética, nueva variedad de pasturas y el bienestar animal.

“La visión empresarial es el pilar sobre el cual se basa el desarrollo de la rentabilidad ganadera moderna: cómo conectar los sistemas integrados y cómo a través de la integración de diferentes procesos se puede aumenta el valor final de los productos”, explicó.

Para ser rentable, una finca lechera en el país debe generar ingresos no menores a $600.000 al año por hectárea. Sin embargo, hay casos en que la producción oscila de $100.000 a $300.000, están en equilibrio o dan pérdidas.

En el campo lechero, un estudio de Agrofuturo estableció que la ganadería colombiana debe mejorar su producción diaria, para ser más competitiva: pasar de 5,15 litros por vaca a 8,84 litros en 2025. Así los productores mejorarían sus ingresos de $17 millones anuales por persona, a $33 millones en el mismo lapso.

“La Costa Caribe tiene grandes posibilidades porque el ganado no depende de concentrados, por su oferta natural y ambiental”, dijo Jaramillo.

Mejorar la genética
La aplicación de la ciencia para mejorar la producción y la adaptación a las condiciones climáticas, es una de las claves de rentabilidad que el gremio ganadero colombiano debe implementar más.

No solo se trata de buscar la raza ideal, aseguró Carlos Campo Cuello, gerente de planeación y operaciones de Kankuaka. Lo anterior es importante para el país, que es el cuarto hato ganadero más grande de Latinoamérica con un inventario bovino que el año pasado totalizó 26,9 millones de cabezas.

Pasturas
A diferencia de muchos países, que utilizan como base de alimentación los concentrados, el sistema productivo colombiano basado en pastos naturales ha sido valorado por productores europeos como limpio y amigable no solo con los animales, sino con el medio ambiente y los mismos consumidores.

“Permite un producto de calidad”, asegura Jaramillo Gaviria, gerente de ExpoAgrofuturo.

Bienestar animal
Según Adolfo Sansolini, cualquier intento de negar la conexión entre el bienestar animal y el comercio es contradecir la evidencia de que el primero se menciona en los Tratados de Libre Comercio (TLC), las políticas de responsabilidad social corporativa, y en documentos distribuidos por agricultores y los gobiernos en ámbitos comerciales.

Para el experto, que hablará al respecto en Expo Agrofuturo 2014, el buen trato del ganado es también un problema para los consumidores.

“El confinamiento en los sistemas en los que se les niegan sus necesidades fundamentales ya no se puede considerar aceptable en cualquier país, en cualquier región del planeta donde se han llevado a cabo encuestas, una abrumadora mayoría de los ciudadanos apoyan las mejoras en la forma en que los animales de granja son tratados”, asegura el británico.

Extensiva, un modelo a cambiar

Para el gerente de planeación y operaciones de Kankuaka, Carlos Campo, el sector ganadero en Colombia debe replantear el modelo de ganadería extensiva y buscar soluciones en sistemas que se sustenten en economías de escala, que se centren en una rentabilidad no tan alta por animal. “Aumentar la productividad es fundamental, el país actualmente en su hato lechero promedia 1,8 litros hectárea por día, demasiado baja que debe aspirar a multiplicarse por 30”.

Entre los mecanismos a corto plazo, el experto recomienda producir la comida en las fincas y evitar los costos de transporte, que restan ganancias “en un país con una infraestructura vial precaria”, agregó.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.