Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

En Nueva Zelanda la raza Kiwi Cross se ha convertido en la estrella para la producción de leche y sólidos, pues al ser alimentada únicamente con forraje verde y sin utilizar suplementos alimenticios, es más eficiente. Se trata de una vaca, que alcanza un peso máximo de 480 kilogramos en edad madura, una cifra significativamente menor si se compara con la de otras variedades.

Es por eso que Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Agrosavia), en alianza con la Embajada de Nueva Zelanda, adelanta un proyecto que tiene como objetivo mejorar la calidad de la producción de leche en Nariño a partir de Kiwi Cross. La iniciativa empezó entre 2013 y 2014, estará lista en 2019 y en ella se invirtieron $5.000 millones.

El departamento produce entre 900 y un millón de litros de leche al día, según cifras de Fedegán. Pero además, de esa producción, 85% proviene de las fincas de pequeños productores, los cuales cuentan con terrenos cercanos a cinco hectáreas y 10 animales, en promedio. Allí, la mayoría alimenta al ganado, que comúnmente es de raza Holstein mestizo, con pastos naturalizados (kikuyo, falsapoa o trébol blanco) y suplementos alimenticios.

Muy pocos proveen pasto raigrass, de calidad mejorada.
Bajo ese panorama, la alianza tiene como objetivo crear lechería especializada basada en tecnología neozelandesa y uno de los ejes es el manejo de los forrajes, el cual se hace de forma técnica. Por un lado, se trabajan los pastos naturales de la zona y, por otro, forrajes que son más tecnificados como los raigrasses, traídos de Nueva Zelanda .

“El ideal del pasto es que tenga la mejor proteína y energía para que los animales lo aprovechen. Con este pasto, estamos garantizando la no administración de concentrado, una de las pautas que nos permite bajar el costo del litro de leche”, dijo Andrés Timarán, médico veterinario y profesional de Desarrollo de Negocios de Agrosavia.

El objetivo, además, es sacar un biotipo animal de menor talla, pues en Nariño, la base genética en lechería especializada que se ha manejado es la raza Holstein, un animal de talla grande, que pesa entre 580 y 650 kilogramos.

Esto, sumado a las condiciones topográficas de la región, que no es completamente plana, ha conllevado a una erosión más rápida del suelo por las pisadas. De ahí que con los Kiwi Cross, se busquen animales menos robustos.

Además, la calidad composicional de la leche es superior a la de la raza Holstein. “No se hablará más de la producción de litros por vaca al día sino de la producción de kilos por vaca al día o producción de kilos por hectárea al año”, enfatizó Timarán.

Al principio se compraron más de 300 ejemplares de Holstein y se empezaron a cruzar con Kiwi Cross. Ya se han hecho dos procedimientos y, de 236 animales, hay 128 F1 (50% Kiwi Cross y 50% Holstein) y 75 F2 (F1 y Kiwi Cross). Estos solo se alimentan solo de forrajes verdes, lo que significa ahorro para el ganadero.

El manejo de los cultivos es la clave
La siembra de pastos mejorados como el raigrass y de pastos naturalizados que se dan en la región es exigente, ya que es la única fuente de alimento de los ejemplares. Por eso es importante contar con periodos de descanso, rotación y pastoreo, con el fin de hacer más eficientes los cultivos y así lograr una producción lechera con altos estándares. De ahí que los animales deban ser llevados a las parcelas en el momento ideal, cuando los forrajes aportan la mayor proteína y energía.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.