Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Todos los días, en una rutina perfectamente sincronizada cientos de conductores, inician al proceso de producción de alimentos lácteos de la empresa multilatina Alpina.

El aprovisionamiento de leche es una de las áreas de la operación más cuidadas para garantizar los estándares de calidad que la empresa desde hace años viene implementando. La geografía de este proceso crítico apenas se circunscribía a la Sabana y Boyacá.

Desde 2007, se descentralizó la recolección y se extendió a Antioquia y el sur del país. Hoy se recolectan alrededor de 1,1 millones de litros de leche diarios entre las 130 rutas que hace la compañía entre Boyacá, Cundinamarca, Caldas, Nariño y Antioquia.

Este trabajo es posible gracias a que la compañía ha logrado reunir a pequeños, medianos y grandes ganaderos alrededor de una filosofía: la calidad.

El derrotero impone ciertas estrategias. Una de ellas es abrir espacios para el intercambio de conocimiento técnico que facilite un adecuado manejo de la materia prima.

El año pasado, la compañía capacitó a 1.940 ganaderos en uso eficiente del suelo y la pradera, manejo de la suplementación, calidad de la leche y productividad, entro otros temas.

La compañía informó que gracias a los esfuerzos conjuntos entre proveedores y la empresa se logró obtener 17,1 litros por vaca y, además, los ganaderos produjeron en promedio 12,78 litros de leche por hectárea.

En el caso de los pequeños productores, se promueve la asociatividad para aumentar no solo la productividad sino su capacidad de negociación.

Alpina ha impulsado en Cauca, Nariño y Cundinamarca reconocidos proyectos de innovación social. A la fecha, se han beneficiado más de 3.000 ganaderos en el campo.

El trabajo desarrollado en Nariño se hizo merecedor del Premio Acceture a la Innovación Social, el premio “Emprender y Paz” y el premio “Ciudadano Corporativo de las Américas” otorgado por la Organización de Estados Americanos (OEA).

Uno de los impactos de las iniciativas de la compañía fue que los ganaderos nariñenses vinculados, lograron la formalización financiera, el acceso a créditos y la generación de proyectos propios.

“Con nuestras iniciativas estamos contribuyendo a la creación de tejido social, y promovemos la inclusión”, afirmó Ana María Gómez, gerente de Aprovisionamiento Agropecuario de Alpina.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.