Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Desde que las mascotas empezaron a tomar un rol importante dentro de los hogares, son varios los tenedores que han creado un estilo de vida que gira en torno a ellas. Por esa razón, cada vez se vuelve más frecuente que los animales se trasladen en viajes largos junto a sus amos, y en esa vía el sistema aéreo ha tenido que adaptarse para asegurar condiciones óptimas para que los viajeros de cuatro patas se desplacen seguros y cómodos dentro de los aviones.

Sin embargo, este tema ha cobrado especial relevancia desde que varias mascotas han perdido la vida en viajes aéreos por falta de claridad en las condiciones de viaje que tiene las aerolíneas, pues aunque no hay una ley específica que permita regular el trato de los viajeros animales, sí existen una serie de normas y condiciones que cada aerolínea dispone y que son supervisadas por la Aeronáutica Civil.

En esta edición de LR le contamos cuáles con las condiciones, los costos y algunos tips para que su mascota pueda viajar lo más cómoda y segura posible, bien sea en la cabina de los aviones o por el contrario en la bodega.

De acuerdo con las políticas de aerolíneas como Avianca, Latam y Viva Air, lo primero que hay que tener en cuenta es que las mascotas que pretendan ser llevadas en la cabina no podrán superar los 8 kilos de peso y su tamaño deberá ser máximo de 20 cm de alto. El dueño deberá asegurarse de llevar al animal en un maletín suave que se pueda ubicar debajo de las sillas del avión y que tenga el espacio suficiente para que la mascota se pueda mover con libertad.
Otro aspecto clave a tener en cuenta a la hora de viajar con animales, es que no podrá ser menor de ocho semanas, ya que por su tamaño estaría expuesto a deshidratarse.

La edad mínima permitida para ingresar responde a las condiciones biológicas del animal y está estipulada en el Reglamento Aeronáutico Colombiano (RAC) de la Aeronáutica Civil.

En el caso de los animales de soporte emocional deberán viajar acompañados de un certificado médico, expedido por un profesional de la salud, que permita verificar la función de la mascota.

Por el otro lado, los animales que son lazarillos podrán viajar sin maletín dentro de la cabina, desde que el amo esté atento todo el tiempo. Para este proceso, se debe presentar una credencial que demuestre que la mascota es un animal de servicio y en ese caso tampoco se impondrá ningún cobro.

Por el lado de las mascotas que viajan en la bodega del avión las condiciones son un poco más flexibles, pero requieren de mayor cuidado. Los animales deberán viajar en contenedores cerrados, de materiales duros y en caso de ser una raza grande o peligrosa, este, deberá ser metálico y no superar los 10 kilos de peso.

LOS CONTRASTES

  • María LaraDirectora de asuntos corporativos Latam

    “Hoy en día las mascotas tienen un papel fundamental en las familias, por tal motivo, el servicio que ofrecemos se adapta a requerimientos solicitados actualmente”.

  • Iván MartínezMédico Veterinario CPA

    “Los animales pequeños tienen más facilidad para viajar, pues sus condiciones metabólicas les proporcionan una mayor adaptación al cambio”.

Un viaje con altos niveles de estrés

De acuerdo con el medico veterinario Iván Martínez, de la Clínica Protectora de Animales (CPA), para adaptar a la mascota al guacal y a su uso antes de viajar, es conveniente que se vaya familiarizando con él durante el mes previo. De esta forma se estresará menos, ya que sentirá seguro dentro de un lugar conocido. Es importante que lo vea como algo positivo y no como un castigo. También es recomendable poner dentro de él algunos objetos que le resulten familiares como su manta, su almohada o su juguete favorito, pues esto le dará tranquilidad.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.