Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La evolución y tecnificación de los sistemas de riego ha crecido de manera sostenida en los últimos 15 años, brindando costos cada vez más competitivos para productores de diferentes tamaños y disminuyendo la preocupación por la cobertura del recurso hídrico, especialmente en zonas áridas y de clima seco.

En este tipo de terrenos, los sobrecostos y la mala utilización del agua es ostensiblemente más alto que en cultivos establecidos en zonas templadas o frías, “lo que se explica también por la falta de tecnificación y conocimiento de las nuevas tecnologías a bajo costo, disponibles para pequeños y medianos agricultores”, señaló Mario Téllez, experto en temas ambientales de la Universidad de Antioquia.

Algunas de las producciones que más consumen agua como arroz, trigo, caña de azúcar o maíz, “deberían tener prioridad en la utilización de sistemas de riego como el de gravedad a través de canales, por ejemplo. Sin embargo para el de arroz, específicamente, han surgido novedades como el de pivotes centrales en el que no hace falta nivelar las parcelas, ni crear piscinas para la acumulación de agua. De este modo, se establece más superficie útil para dedicar al cultivo”, dijo Téllez.

Además del consumo de agua, los cultivos de cereales crean especial preocupación en los ambientalistas pues son los que más emiten gases de efecto invernadero, razón por la cual “es clave que los agricultores tomen conciencia de la importancia de producir más arroz, maíz o soya con menores cantidades del recurso hídrico, en favor de la sostenibilidad del medio ambiente”, concluyó el experto.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.