Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Fiqueña es un prototipo desarrollado por Agrosavia junto a la Universidad Jorge Tadeo Lozano, se trata de una maquinaria para la desfibración de hoja de fique. Su realización fue motivada para evitar la manipulación manual que se suele necesitar en la producción artesanal. En el proceso fue mostrando otros potenciales, pues al permitir utilizar toda la hoja, abre la puerta para fabricar productos derivados como abonos y compostaje.

Las máquinas tradicionales en el sector del fique requieren una manipulación manual. En estas se debe introducir una parte de la hoja en un cilindro rotatorio que va a una velocidad de más de 10.000 revoluciones por minuto, esto significa un peligro para los operarios de las máquinas. "Más de 60% de los desfibradores de fique tienen mutilaciones de falanges de una de sus manos", explicó César Forero Camacho, experto del Centro de Investigación Tibaitatá de Agrosavia.

Inicialmente el prototipo se desarrolló para resolver un problema de seguridad laboral. Sin embargo, en el camino respondió a necesidades productivas, pues permite aprovechar la totalidad de la hoja. En esencia lo que hace Fiqueña es desfibrar la hoja tradicional del fique y separar el jugo del bagazo. "De la hoja de fique normalmente solo se usa 5%, el resto termina en los lotes de las fincas. Anteriormente terminaba en los cauces de los ríos", indicó el experto. Gracias al prototipo, se puede utilizar ese 95%, porcentaje que solía perderse en la producción tradicional.

En contexto, el potencial económico de Fiqueña se evidencia si se tiene en cuenta que Colombia exporta alrededor de 10 millones de sacos de café, los cuales son elaborados en fique. Es decir, alrededor de la caficultura se presenta un comercio importante para este cultivo.

De igual manera, el fique, al ser una fibra natural puede ayudar a minimizar el problema de utilización de plásticos de un solo uso. También se puede aprovechar en otras industrias como la automovilística y textil para la fabricación de asientos de vehículos, jeans, entre otros productos.

Con el jugo del fique también se pueden fabricar biofertilizantes y biodesengrasantes. "Este jugo contiene algunos nutrientes que ayudan a la fertilización de cultivos", aseveró. El bagazo, de igual manera, sirve para fabricar abonos y compostajes.

Cabe resaltar que el prototipo fue realizado en su totalidad con piezas colombianas. Pachón comentó que el objetivo es seguir evaluando el funcionamiento de la máquina para identificar en qué factores puede mejorar y conseguir el financiamiento de diferentes asociaciones para poder llevar a cabo una segunda versión del modelo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.