Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Alexander Navas, docente de la facultad de ciencias agropecuarias, de la Universidad de la Salle comentó que “el establecimiento de cultivos debe considerar las necesidades hídricas de las plantas, razón por la cual es importante conocer el régimen de precipitaciones de la zona donde se va a realizar la siembra y si la cantidad de agua que cae es suficiente o por el contrario se necesita riego para mantener un buen desempeño del cultivo”. Todo ello, para prevenir afectaciones.

Según el Instituto Colombiano Agrícola (ICA), se deben tener un especial control de mitigación en cerca de 8 cultivos en los que las enfermedades y plagas pueden incrementar tras inundaciones y efectos ambientales, tales como el arroz, guanabana, mango, aguacate, palma de aceite, café, plátano banano, caña panelera, papa, y caucho.

En el arroz por ejemplo, uno de los cultivos más afectados por el exceso de agua, se debe monitorear el crecimiento de las plantas, utilizar semillas certificadas y contar con una nutrición adecuada y un profundo análisis del suelo.

También se debe aplicar la eliminación de frutas sobremaduras, tener cuidado con el mantenimiento de canales, erradicar plantas afectadas; y mejor optar por el establecimiento de franjas fitosanitarias, así como mantener condiciones óptimas de luz y humedad y establecer semilleros con material sano.

En el caso del café, es necesario la renovación del los cafetales, y en el caso de la palma de aceite renovar los materiales tolerantes.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.