Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Parte de desarrollar una agroindustria sostenible implica integrar a los pequeños cultivadores a los procesos de producción y transmitirles el conocimiento técnico. En los territorios alejados del país, realizar capacitaciones sobre tecnologías del agro es una alternativa de negocio para que los habitantes de las zonas se incorporen a estas economías emergentes.

Agronegocios conversó con Yolanda Quiñones Segura, investigadora de la Universidad Nacional de Colombia, en las sedes de Arauca y Tumaco, así como en el Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos (Icta) en la Universidad Nacional, sede Bogotá. La experta comentó sobre los procesos de integración que están desarrollando en Arauca con el fruto de sacha inchi, del cual se pueden elaborar harinas y productos cosméticos.

El sacha inchi es un mercado emergente que en el último año captó el interés en el mercado internacional. Según registros de Procolombia, en 2021 la empresa SumaSach’a fue la primera en liderar una exportación de este producto a Estados Unidos y Perú. De enero a abril de se mismo año, el grupo empresarial tuvo ventas internacionales por US$11.000 de botellas de aceite Sacha inchi para comercializar por medio de Amazon y Ancestral Organics en Estados Unidos y por US$89.000 de grano exportado hacía Perú. Sus principales cultivos se encuentran en Putumayo, Caquetá y Amazonas. Sin embargo, ya se está cultivando en 20 departamentos del país.

Este cultivo no solo ha servido para la elaboración de productos sostenibles, sino también como una forma de inclusividad al incorporar como mano de obra excombatientes de las zonas donde se producen. Dados los potenciales de este sector, la Universidad Nacional de Colombia capacitó en ciencia y tecnología de alimentos a ciudadanos de el Centro Poblado Villa paz de Arauca, logrado transmitir el conocimiento para que puedan transformar este fruto en productos como harina y usarlo como insumo para la producción de cosméticos.

El proyecto liderado desde la academia consiste en "trabajar desde el componente teórico en una propuesta de productos alimenticios y cosméticos a base de sacha inchi, los cuales cuentan con un valor agregado en diferentes etapas del proceso de transformación del fruto para su aprovechamiento integral".

De esta manera es que este fruto se está convirtiendo en una oportunidad para los habitantes de la zona, ya que, además de aceite, de él se puede obtener productos de pastelería y cárnicos.

¿Cuáles son sus propiedades benéficas?

“Sacha inchi tiene entre 48 y 60 % de aceite y 25 % de proteína, componentes necesarios para cualquier dieta. Al extraer este fruto se obtiene un aceite vegetal que contiene 48 % de omega 3, que ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, inmunológicas y del organismo en general. Su alto contenido de omega 3, y en menor proporción de omega 6 y 9, lo hacen un producto prometedor. Es de los aceites naturales con el perfil de ácido graso más alto de los que se han conocido. Sus beneficios a la salud, la rentabilidad y la alternativa a la persecución estatal hace que los reincorporados le apuesten todo a este cultivo”.

Cabe resaltar que estos proyectos hacen parte de una iniciativa de la Universidad Nacional llamada "Paz en Colombia, de los escritorios a los territorios" para integrar las investigación y la sostenibilidad como una forma de llevar paz a los diferentes territorios del país.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.