Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

A través de un programa para el sistema Windows, se podrá mejorar el proceso de la cosecha de café en terrenos cuyas pendientes son superiores al 20%, por medio de una prueba piloto adelantada y realizada por Vanesa Ramírez Valencia, doctora en Ingeniería de la Universidad Nacional de Colombia (Unal) Sede Manizales, quien analizó el problema y desarrolló el programa que les permite a los propietarios de fincas analizar sus sembradíos y sacarle mejor provecho a la producción.

Con la herramienta se propende dar solución a la falta de programación en la recolección manual de café en Caldas, que se traduce en sobrecostos para los cultivadores, dado que no cuentan con un plan específico de recolección del grano en zonas pendientes.

La doctora explicó que "a partir de la validación realizada en campo, la metodología concluye en una propuesta que origina resultados satisfactorios, ya que logra no solo reducir los costos de la recolección de café, sino también una programación óptima del personal y de las labores, teniendo como resultados la recolección total y la conservación de la calidad del fruto”.

La recolección manual, necesaria para mantener la calidad del grano, representa un alto costo, al que se suma la escasez de personal para recogerlo. Por esto, para analizar esta situación se visitaron 18 fincas cafeteras en Caldas, en las que los propietarios coincidieron en que la mayor preocupación es recoger manualmente el fruto, pues representa entre el 50 y 70 % de los costos totales, ya que demanda más horas de mano de obra. A esto se suma que cada vez es más complicado encontrar recolectores.

La mayoría de los 25 municipios cafeteros de Caldas son montañosos, por lo que la recolección mecánica no es posible si la pendiente supera el 20 %. A esto se suma que las 18 fincas realizan la programación de recolección de manera empírica, desde la selección de personal y la cantidad, hasta el cálculo del precio de café.

Los errores que se encontraron fueron contratar personas sin experiencia (94 % de las fincas), distribución inadecuada de los surcos (89 % de las fincas), cálculo erróneo del precio a pagar por kilogramo recolectado (67 %), mucho personal contratado (89 %), poco personal contratado (72 %), y demoras para la recolección (83 %).

“Los problemas dominantes en cuanto a la programación de la recolección en las fincas son el exceso de granos verdes recolectados –ya que solo se deben recolectar los frutos maduros–, las demoras en la recolección de los lotes y el mal cálculo del precio a pagar por kilogramo recolectado”, expone la investigación.

El programa utiliza un algoritmo genético que implementa estrategias para simular la evolución de las especies a través de la selección natural. Así, por medio de este se analizaron las capacidades de los recolectores y su rendimiento, medido por cantidad recogida en distintas clases de pendientes.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.