Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La multinacional Yara desarrolló un proyecto junto a la Fundación Casa de la Ciencia para enseñar a los niños y jóvenes del sector rural y urbano sobre las tareas del campo. Para esto se realizaron una serie de talleres prácticos en los municipios de Yotoco y Buga en el departamento de Valle del Cauca. De esta manera se quiere acercar el mundo de agro a las nuevas generaciones.

"Yara Club Agrícola y Ecológico" es el nombre del proyecto en el que profesionales en pedagogía, con experiencia en agroindustria, y agrónomos, lideraron talleres para fomentar las buenas prácticas agrícolas. El programa comenzó desde marzo de 2022 y su primera fase está culminando con buenos resultados. Por esto, el propósito es dar continuidad para seguir sembrando esa semilla de cambio en los más jóvenes.

Cabe resaltar que este tipo de iniciativas cobran relevancia si se tiene en cuenta que según el Centro Latinoamericano de Desarrollo Rural (Rimsip) en 2050 la población rural juvenil se reduciría al menos 20% en comparación con el total de habitantes del campo. En Colombia, actualmente cerca de 2,6 millones de jóvenes habitan en el campo colombiano.

Más de 100 niños y jóvenes entre 8 y 18 años participaron en el proyecto de Yara. Ellos tuvieron la oportunidad de aprender sobre la producción de alimentos, conservación de los recursos naturales, entre otros temas. Alrededor de 44% de los beneficiados con el programa pedagógico son niñas y adolescentes, potencializando la importancia del desarrollo del agro con un enfoque de género.

Kelly Fortich, gerente de logística para Yara Colombia, afirmó que la educación es esencial para el desarrollo rural. "Vemos un potencial de aprendizaje en los niños y jóvenes, son replicadores de conocimiento, lo que hace muy valioso crear estos espacios que incentivan su curiosidad y espíritu científico. Estamos seguros de que este paso que dimos de la mano de la Fundación Casa de la Ciencia es la base para lograr que la agricultura sea sostenible en el mediano plazo, tenemos muchos retos en la producción de alimentos y la educación es un pilar importante para enfrentarlos", expresó.

En esa misma línea, Óscar Amaya, director y fundador de la Fundación Casa de la Ciencia y líder de esta iniciativa, destacó el acercamiento que se hizo a las nuevas generaciones para que conecten con estos temas.

"Estos niños y jóvenes fortalecieron el pensamiento a través de talleres que les permite analizar y buscar alternativas a diferentes planteamientos. Abordamos de una manera lúdica los desafíos que afronta el planeta no solo en materia de conservación y también en la producción de alimentos, con el objetivo de concientizarlos de que es posible construir soluciones entre todos", dijo.

El proyecto de Yara tendrá continuidad, pues el objetivo es poder impactar a largo plazo a los más jóvenes, para que en un futuro no se vean incentivados a abandonar los campos. Asegurando el relevo generacional, se quiere garantizar el desarrollo de una agricultura sostenible para trabajar por la seguridad alimentaria.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.