Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La agricultura, específicamente el cultivo de pasturas, es la base fundamental de toda actividad ganadera, sin embargo, muchas personas del sector aún desconocen su significado, aporte y beneficios para mejorar la producción y calidad de la leche. Los ganaderos deben tener como prioridad en su agenda mejorar y acondicionar su terreno con más y mejores especies de pasto que le ofrezcan más nutrientes al ganado y de esta manera aumentar la productividad y rentabilidad de sus fincas.

Si bien hoy en día los ganaderos están especializándose en temas como la genética bovina, la sistematización de las salas de ordeño, en equipos de última tecnología y en ofrecerles a los animales los mejores medicamentos y tratamientos veterinarios, aún hace falta que se profundice en temas de agricultura para ofrecer a los animales pastos de la mejor calidad.

Y es que la calidad de la leche que consumimos depende de varios factores como la genética de los animales, los suplementos alimenticios, las buenas prácticas ganaderas en las fincas en términos de sanidad e higiene, además de la cantidad y calidad de forraje que consume el animal.

Se debe tener en cuenta que la disponibilidad de pasturas puede afectarse, o beneficiarse, por la temporalidad climática del año, es decir, en periodos de altas precipitaciones puede haber mucho pasto disponible para el ganado, mientras que en épocas de verano este puede escasear.

Por esto se requiere que los ganaderos cuenten con programas adecuados de fertilización e invertir para tener especies óptimas de forraje que les brinde mayores niveles nutricionales al ganado y que garanticen una apropiada disponibilidad de pasturas. Esto ayudará a los ganaderos a tener una mayor producción láctea, lo que al final se traduce en mejores márgenes productivos por litro de leche.

La naturaleza rumiante de las vacas les exige a los ganaderos tener buena cantidad y calidad de pastos. La aplicación adecuada de fertilizantes garantizará que durante todo el año haya una buena disponibilidad de forraje. De allí la importancia de que los productores lácteos asuman buenas prácticas agrícolas y de fertilización.

Adicionalmente, se garantizará que el forraje aporte al ganado altos niveles de calcio, magnesio, azufre y fósforo, nutrientes fundamentales para contribuir a una mejor condición corporal y al bienestar de los animales, y por ende en la cantidad y calidad de la leche.

Por otro lado, cerca de 45% del costo de la producción de un litro de leche está asociado al valor del concentrado y 25% al manejo y cuidado de los forrajes, esto quiere decir que 70% corresponde solo a la alimentación y nutrición del animal. Incrementar el consumo de pastura hará más rentable la actividad ganadera.

En conclusión, los ganaderos deben asumir el reto de ser agricultores para ofrecer pasturas de buena calidad, que le garanticen los requerimientos nutricionales al ganado y que sea sostenible durante todo el año. Más de un siglo de conocimiento agronómico, sumado a los estudios realizados por Yara a nivel mundial, nos han demostrado que esto asegura que sus fincas sean más rentables y que sus animales sean más saludables.